Creatividad gastronómica industrial: Exportemos sabores

El Perú está construyendo una marca en el mundo con notorio éxito. La actividad privada, el gobierno, personas entusiastas y también algunos espontáneos. Muchos estamos contribuyendo a ello. Y la marca Perú representa el sabor peruano.

Parecería que empieza a llegar el momento en que todo ese esfuerzo se vea acompañado por la creatividad de los ingenieros para producir sabor peruano, conservando la calidad, controlando el efecto de perecible, y facilitando a los ciudadanos del mundo amantes de lo peruano que lo disfruten en sus casas.

Desde hace tiempo, una empresa peruana ya había iniciado la producción de salsa huancaína y era ek inicio del porque estábamos avanzando hacia el anhelo nacional de desarrollar una industria gastronómica reconocida en el mundo.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


El Perú le dio la papa al mundo hace siglos. Según información de ÁDEX, el 2010 exportamos cerca de US$60 mil mensuales. Es decir, muy poco. ¿Es posible que industrialicemos la papa?

Otras naciones han acompañado su desarrollo gastronómico con el despegue de una industria de tal giro. Ejemplos evidentes tenemos en España con sus sardinas enlatadas o el sazonador para hacer paellas; o en México con sus variedades de salsas picantes y chilis, o sus tortillas de maíz. ¿Ayudaría a preparar cebiches en cualquier lugar del mundo la exportación de zumo de limón peruano envasado?

Por ello, necesitamos exportar productos peruanos con valor agregado, mayor utilización de mano de obra y mayor precio en el mercado. El sabor peruano a la conquista del mundo con calidad y tecnología.

Tal vez pronto podamos ver en supermercados extranjeros salsa de lomo saltado, masa para turrón de doña pepa, salsa para pulpo al olivo, zumo de limón peruano, mantequilla de sacha inchi, y por qué no, nuestra riquísima salsa criolla, con esa cebolla roja que viene desde Arequipa.

Fuente: El Comercio.pe

{fcomment}

Artículos Relacionados

comments