El decálogo del exportador

Antes de integrarse a nuevos mercados, existen una serie de reglamentos, recopilación de datos y análisis (cualitativo y cuantitativo) de los productos, con tal de satisfacer las necesidades de los nuevos (y quizás más exigentes) consumidores, sin fallar en el intento.

A continuación te presentamos un decálogo con los mejores consejos para comenzar en este prometedor camino.

1.- Siempre debes tener en cuenta que las ansias por el nuevo proyecto pueden afectar la productividad. Por esta razón es importante que, en los comienzos de este negocio, la concentración vaya para uno o dos mercados, no debes abarcar más de lo que permitan las posibilidades. Eso te puede jugar en contra.

2. Lo natural es que, una vez que las empresas se plantean la posibilidad de ingresar a nuevos mercados, lo hagan pensando en los más grandes. Sin embargo, no es bueno desestimar a los mercados que son más pequeños, y a aquellos que aparentan ser menos competitivos, pueden aportar más de lo que imaginas.

3. Para tener un mayor conocimiento del desarrollo en que se encuentra el comercio exterior, sus necesidades y áreas de oportunidad, es importante visitarlos de

forma regular. Con este conocimiento podrás perfeccionar el negocio y aumentar las ganancias.

4. El equilibrio es fundamental para mantener en pie la empresa. Puede ocurrir que los pedidos solicitados del exterior sobrepasen tu capacidad productiva. Para

evitarlo, intenta no abarcar más de lo que realmente puedes.

5.  La investigación de mercado es primordial antes de comenzar cualquier empresa, y si estamos hablando de un mercado que es internacional, con mayor razón. De esta forma se asegura que tu negocio será remunerativo, y que no habrá problemas de números.

6. Como es bien sabido, cada país tiene sus propios reglamentos y disposiciones. El envío de productos no es la excepción, por esta razón es importante que te informes sobre cada disposición legal que mantengan los países a los cuales deseas exportar, así se evitará un conflicto futuro.

7.  Debes asegurarte que la organización para exportar esta en correctas condiciones (prontitud y continuidad). Todo esto debe revisarse antes de aceptar los primeros pedidos de mercados externos.

8.  Debes cuidar la presentación, el etiquetado y el embalaje de los productos. Estos elementos siempre deben ser apropiados para un producto de exportación.

9. La Aduana recomienda garantizar el correcto control de calidad en los productos. Esta es la única forma de poder entrar fuerte en otros mercados, y hacerle frente a la competencia.

10. En la búsqueda por incrementar las exportaciones es de vital importancia entregar información de calidad a tus clientes, especialmente cuando se trata de extranjeros. Ellos necesitan información en su propio idioma, de esta forma el negocio prosperará.

Fuente: Alto Nivel

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion