7 razones por las que sigues endeudado

Los hábitos financieros son los que te ponen en esta situación desventajosa de manera tan continua.

endeudados

Todos los años el mismo problema. Las deudas no te dejan en paz. Casi todo tu sueldo se va en el pago de los intereses de tus deudas contraídas. ¿Qué sucede? ¿Tienes tan pocos ingresos?

Pues no parece ir por ahí el problema. Quizás sean tus hábitos financieros los que te ponen en esta situación desventajosa de manera tan continua. ¿Cómo cuales, por ejemplo?

  1. Piensas más en el hoy que en el mañana

Estás demasiado pendiente de lo que deseas hoy y no de lo que necesites mañana. No siempre tendrás este trabajo. No siempre tendrás tu energía física y mental a tope. Como reza el dicho, “hay que guardar pan para Mayo”. Además, las satisfacciones que valieron su esfuerzo suelen ser las más recordadas a lo largo de nuestra vida.

  1. Pagas por marcas en lugar de necesidades

¿Necesitas una camiseta? Pues bien, hay de diferentes precios. Ah, pero tú buscas siempre los de marca. Y en muchas ocasiones, estos productos están fuera de tu alcance económico. Y recurres a tus tarjetas de crédito. Ese accionar es imperdonable. Las marcas venden status, no necesariamente calidad. Por supuesto que si tienes el dinero suficiente como para comprarte algo de marca, hazlo, pero si no es así, y te ves obligado a recurrir a un préstamo es mejor que vayas por algo más genérico.

Te puede interesar: ¿Tienes deudas? sigue estos 6 consejos para salir de ellas

  1. Tienes malos hábitos o adicciones

Luchar contra un mal hábito o, peor aún, contra una adicción es más complicado de lo que parece. Ello sucede porque tenemos que luchar nuestro yo interior, que solo piensa en el disfrute y el placer. Y, por desgracia, casi todos los malos hábitos o adicciones se logran satisfacer con dinero. Aquí ya no hablamos de un problema financiero simple, sino de un complejo psicológico que debes solucionar ya.

  1. No te gusta prestarte o alquilar cosas

Vamos, no necesitas comprar un aparato electrónico para usarlo una sola vez en todo el año. Algún amigo podría prestártelo, o en su defecto, podrías alquilarlo. Muchas personas insisten en que una compra es necesaria porque “el momento así lo requiere”. Hay que analizar cada compra que se hace. ¿Cuál va a ser el retorno económico sobre tal inversión? ¿Se va a hacer uso de tal bien de manera continua?

  1. No manejas un presupuesto

Si no manejas un presupuesto mensual, siempre vas a sentir que te falta dinero a fin de mes. Lo que sucede es que sueles hacer gastos por encima de tus ingresos, y todo por la falta de un presupuesto que te haga entender cuánto es el máximo que puedes gastar por mes. Un presupuesto no es algo opcional, es algo que toda persona que se mueve con dinero debería hacer.

  1. No sabes qué es lo importante para ti

El hecho de acarrear una deuda tras otra solo demuestra una cosa: que no sabes lo que quieres. Compras y compras, gastas y gastas, y nada parece satisfacerte. Crees que el dinero va a ayudarte a encontrar esa respuesta a qué es lo que quieres en la vida. Pero lo cierto es que el dinero no te va a decir eso. Son las experiencias las que te enseñarán sobre tu propósito de vida.

  1. Inviertes en “promesas” de dinero rápido

Cuando alguien se te acerca para proponerte un negocio revolucionario, ¿qué es lo que haces? ¿Eres de los que son capaces de endeudarse por esa promesa de dinero inmediato? Pues no siempre hay un amigo que nos ofrezca tal cosa. Ya ni siquiera hay necesidad de un individuo así. Los medios están invadidos de negocios que ofrecen una rentabilidad extraordinaria. Y son muchos los que caen.

Vía: lifehack.org
Foto: castlefirm.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados