Ejemplos de inversión que han quedado obsoletos

cola-de-jubilados

Así como muchos postulados científicos logran ser desbancados por nuevas teorías, así también la inversión se ve afectada directamente por los cambios económicos que se suscitan en el mundo. Ya no vivimos en la época de la Guerra Fría. Nuevos conflictos han aparecido, aunque tienen una textura completamente diferente. Las relaciones laborales han cambiado drásticamente. El teletrabajo es un patrón laboral que hasta hace unas décadas era inimaginable. En la inversión sucede un fenómeno similar. Sin embargo, aún las personas conservan ideas sobre la inversión que ya no concuerdan con la realidad.

MODOS DE INVERSIÓN OBSOLETAS

  1. Todos queremos enviar a nuestros hijos a la universidad. Queremos que obtengan puestos de trabajo con excelentes sueldos. Sin embargo, en el fondo sabes que sólo una pequeña minoría accede a esos puestos con grandes salarios. La educación universitaria es una buena inversión si la miras bajo otro lente: la del crecimiento como persona en todos los ámbitos. No necesariamente implica una buena inversión por el lado económico.
  2. Nos empeñamos e trabajar para el Estado o una empresa privada por más de 20 años, con el sueño de alcanzar una pensión que nos aleje de una vez por todas del trabajo. Pésima inversión. ¿No ves cómo todos los aportantes reniegan de las pensiones que les da la AFP o la ONP? Estar más de 20 años en un empleo, que tal vez no nos satisface personalmente, no es una buena opción de inversión hoy en día.
  3. Un pensamiento que arrastraron nuestros abuelos y nuestros padres es la inversión traducida a un mayor número de hijos. Ellos creían que mientras más hijos mejor, puesto que existía una posibilidad mayor que esos hijos se hagan cargo de ellos cuando sean ancianos. La realidad ha cambiado, para bien o para mal, no lo sabemos. Ahora los hijos apenas pueden mantenerse ellos mismos, o a su propio familia. ¿Con qué dinero podrían mantener a sus ancianos padres?
  4. El seguro médico que te otorgan al estar laborando bajo planilla también es visto como una buena inversión por algunos. Pero, vemos que EsSalud está en huelga permanente, porque no existen los suficientes fondos como para solventar los pedidos de sus trabajadores. ¿Vale la pena que te descuenten cada mes por un servicio que no puedes utilizar? Otra pésima inversión.

LOS CAMBIOS AFECTARON LA INVERSIÓN

¿No fueron todos estos beneficios una lucha constante de nuestros abuelos o bisabuelos? Cuando lograron obtener estos beneficios, todos estaban felices. ¿Por qué no lo estamos ahora? Sencillo. Los tiempos han cambiado y las formas de producción también. Ya no nos satisface la pensión de jubilación que nos va a ofrecer la AFP, o el paquete de salud del Estado, o los salarios que nos ofrecen la mayoría de empresas. Sin apenas percatarnos del hecho, adquirimos consciencia que no son inversiones redituables para nosotros.

LA INVERSIÓN QUE NECESITAMOS FOMENTAR

Está claro que ya no podemos depender de esos tipos de inversión fomentados por el Estado. Debemos recurrir a nuevas herramientas. ¿Cómo invertir si apenas el trabajo nos deja unas horas libres de esparcimiento? Ahí viene el primer error. ¿Quién le dijo que para invertir hay que malgastar nuestro reducido tiempo libre?

La mejor inversión es la que haces sin tener que trabajar, sin movilizarte, y sin tener que depender de los demás. Ese es el tipo de inversión más rentable de la época en la que vivimos. El Estado o las AFP no son los más aptos para incrementar nuestras inversiones. Necesitamos tomar el toro por las astas. Debemos educarnos en finanzas. ¿Qué acciones son rentables? ¿Qué negocios están por explotar? ¿Cuál es mi interés si decido adquirir estos bonos? Edúcate. La educación financiera es la mejor inversión que puedes hacer actualmente.

Vía. “El cuadrante del flujo del dinero” por Robert Kiyosaki

Foto: tercercarril.com

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion