Bajar costos: Cómo ser más eficiente

En las empresas chicas, el desvío de rentabilidad o altos costos se debe a la falta de formalización de los procesos del negocio, los cuales no se limitan únicamente a los procedimientos del área de producción. Para reducir los gastos es importante analizar los procesos de diferentes áreas y estar abiertos a perfeccionarlos, porque siempre hay alternativas para mejorar.

En la mayoría de las compañías, los egresos más elevados son considerados estratégicos: la nómina y los costos de producción. Mientras que los gastos de operación, al representar sólo entre el 10 y 15% de los ingresos de un negocio, no son vistos como un rubro del que pudiera derivarse un ahorro considerable. Una reducción del 20% en los gastos operativos de una empresa puede incrementar sus ingresos netos hasta en un 40 por ciento.

La reducción de gastos tiene como objetivo final maximizar recursos y lograr mayor eficiencia en una empresa. Aquí los primeros pasos para iniciar este proceso.

1. Conoce tus gastos de operación y piensa que reducirlos tendrá un beneficio inmediato en tus estados de resultados.

2. Define tus necesidades, es decir, establece qué requiere tu negocio y en qué áreas crees que gastas de más.

3. Observa el mercado. Recuerda que debes satisfacerlo y quizá haya cosas que puedas mejorar del interior hacia afuera.

Antes de involucrarte en un proceso de maximización de recursos también tienes que entender en qué consiste cada gasto. Para ello, platica con el responsable de cada una de las áreas que intervienen en la operación para justificar y describir el beneficio de los egresos. Apóyate en las siguientes preguntas: ¿En qué se invierte el dinero?, ¿Cuál es el objetivo que se busca?, ¿Cómo se beneficia la empresa?

Una vez entendido el gasto, el siguiente paso es delegar la responsabilidad del proceso a la dirección de finanzas o a la dirección general. Los titulares de estos departamentos serán los encargados de revisar área por área en qué se invierten los recursos. Otra herramienta útil es contar con las estadísticas semanales y mensuales del departamento de compras.Para reducir los gastos no hay reglas generales. Por el contrario, cada caso es diferente y cada proceso es un caso. No puedes aplicar un ahorro o reducción de determinado material a toda la empresa, porque tal vez afectes a tus vendedores o clientes. Esto a largo plazo será contraproducente.

Fuente: Soyentrepreneur

{fcomment}

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion