Bajar costos: Visión de ahorro

Bajar costos: Visión de ahorroEn la actualidad, uno de los problemas más comunes en las empresas es la resistencia al cambio. Existen usos y costumbres arraigadas que con el paso del tiempo se convierten en mitos: esto no se puede o siempre se ha hecho así, son los típicos tabúes.

Una de las políticas no escritas en la mayoría de las empresas es el uso de la caja chica. Este es un recurso que puede generarte un gran ahorro si realizas compras de economía a gran escala, es decir, al mayoreo. No olvides que la falta de tiempo y las urgencias del día a día elevan considerablemente tus costos de operación, por lo que siempre lleva un estricto control sobre las compras.

De igual manera vale la pena poner especial atención en tres áreas en donde pueden concretarse gastos excesivos o fugas de capital que elevan los gastos de operación. La primera se refiere al departamento de compras en donde pueden ocurrir fraudes por adquisición, la segunda es la malversación de activos, es decir, el robo de productos o la mala utilización de los servicios (auto o chofer) y, por último, la alteración de estados financieros que en materia de gastos de operación se refleja en vales y bonos.

Para entrar de lleno al análisis de estos gastos es importante familiarizarse y analizar las órdenes de compra, los recibos y las facturas. Otra recomendación es asegurarte que tus colaboradores no perciban la reducción de gastos como algo negativo; al contrario, hazles notar que al igual que en una casa, el objetivo de ahorrar en una empresa es encontrar soluciones para no sacrificar la calidad de vida e incrementar su rentabilidad. Al final, esto traerá beneficios para todos que pueden reflejarse, por ejemplo, en utilidades por ventas o bonos de trabajo.

Las salidas fáciles a los problemas no sirven, como recortar personal, que es una medida que puede afectar a tus ingresos no en el corto plazo, sino en el mediano a través de una baja en la calidad en el servicio. Antes de recortar un gasto es necesario hacer un análisis integral. No se trata de una reingeniería de procesos, simplemente de hacer pequeñas modificaciones en las prácticas y costumbres para reducir costos en áreas estratégicas de la operación.

Fuente: Soyentrepreneur

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion