¿Cómo definir el precio de tus productos?

Ganar o perder ventas, ganar o perder dinero depende en gran medida del método de selección de precios que apliquemos a nuestra empresa. Analiza estas tres opciones de hacerlo y toma la mejor decisión.

Es una pregunta transcendental, al momento de llevar nuestros productos (o servicios) al Mercado. Impacta de manera contundente tanto en tus Ventas como en las Utilidades que tu negocio puede generar luego de costos y gastos de todos los tipos. Entonces…¿cuál es tu estrategias de precios?

Hay tres maneras genéricas de manejar los asuntos de precios:

  1. Cost Plus (costo %) – algunos negocios calculan con cuidado los costos de sus productos, les añaden un margen sobre dicho costo (mark-up), fijan así sus precios, y se lanzan a vender sus productos.

  2. Análisis de la Competencia – los precios se fijan en base al precio de los productos que compiten con los nuestros, probablemente un pequeño % arriba o debajo de ellos.

  3. Valor – los precios se establecen en base al valor que el Mercado percibe en ellos (y por lo tanto que está dispuesto a pagar por ellos). Un ejemplo son los cartuchos de tinta para impresoras de uso personal, cuyo costo de fabricación es entre US$1 y US$2, y se venden en un promedio de US$15, porque el mercado está dispuesto a pagarlo. ¿Excelente negocio, no?

La clave para una estrategia adecuada de precios, es que los negocios son para hacer dinero y tener ganancias. Tienes que asegurarte de pagar tus costos fijos, generar un ingreso para ti como Dueño, y cubrir los costos variables de los productos o servicios que vendes. 

Algunos tips relacionados con precios:

  1. Es útil conocer lo que tus competidores están haciendo, mantente informado, haz algo de investigación del mercado.

  2. Necesitas saber con certeza la estructura de tus costos, y siempre trabajar en reducir u optimizar los diversos elementos del costo, sin sacrificar un nivel de calidad (¡de primera calidad!), para el mercado.

  3. Si el producto o el servicio no es rentable, no debes tenerlo en tu portafolio y oferta, si no es por razones estratégicas (por ejemplo, que te abra puertas para otros productos muy rentables, o como complemento de servicio para tus clientes).

Además, si no has subido tus precios por algún tiempo, tal vez este sea el momento para hacerlo.

Fuente: IdeasParaPymes.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion