¿Influye el precio del producto en el crecimiento del negocio?

tamaño-del-precio

El asignar un precio a nuestro producto o servicio puede marcar el derrotero del negocio. La determinación del precio no es algo que se puede hacer por nuestra libre determinación; claro que se puede hacer ello, aunque, lo más probable, con resultados poco auspiciosos. En realidad, la determinación del precio tiene más que ver con la competencia de mercado y nuestra capacidad para diferenciarnos. He ahí donde se marca la diferencia entre las empresas que crecen y las que permanecen  estancadas.

Un Precio de Subsistencia

Este el precio que asignamos a un producto o servicio cuando lo establecemos a partir de la suma de los costos variables y los costos fijos (incluyendo aquí nuestro salario y los de nuestros colaboradores). Es decir, se crea una estabilidad financiera, eso sí, que no deja márgenes de ganancia para el negocio. No se puede reinvertir dinero en la empresa, porque el precio es tan mínimo que no da para esos desembolsos extra.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Este tipo de precios son típicos de negocios donde los productos no ofrecen ninguna diferenciación con el de la competencia. Si la competencia es alta, el precio de subsistencia prevalecerá. Es utilizado también cuando los emprendedores tienen la plena seguridad de vender todo su stock (en caso contrario, sufrirían con las cifras en rojo).

Un Precio de Mercado

La mayoría de emprendedores buscan que sus productos o servicios rebasen el precio de subsistencia. Por ello, cuando se produce un bien notamos que la competencia lo vende a un mayor precio. Ante eso, podemos establecer el mismo precio de mercado que los demás. Obtenemos ganancias para el negocio, no sumamente altas, pero sí lo suficiente como para reinvertir en mejoras de cara al futuro.

Un Precio Generado por el Valor Agregado

Pero, cuando creamos un producto o servicio con valor agregado, el precio prácticamente lo asignamos bajo nuestras propias consideraciones. Es ahí donde las ganancias a favor del negocio se vuelven altísimas. Tanto que podríamos, incluso, pagarnos un viaje de vacaciones o cosas similares. El valor agregado nos separa de la competencia, y eso es sumamente reconocido por el mercado.

Seguramente te preguntarás: ¿Cómo hago para ser diferente en el mercado? ¿Por qué no me surge ninguna buena idea? Es, tal vez, porque siempre ha pensado la diferenciación de una forma más complicada de lo que realmente es. La diferenciación siempre ha estado relacionada con la generación de productos diferentes a los de la competencia. Pero hay otra forma, y esperamos que la tome muy en cuenta: hacer las mismas cosas que los demás, pero de manera diferente.

Vía: “Claves para emprendedores”

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario