4 criterios clave para escoger la mejor hipoteca

La oferta de hipotecas crece a máxima velocidad en todas las modalidades y obliga a los futuros compradores de una vivienda a realizar un exhaustivo análisis para conseguir las mejores condiciones.

En los últimos años se ha visto ya que ñas entidades financieras han cambiado totalmente el escenario del mercado hipotecario para ofrecer ahora una avalancha de ofertas en todas las modalidades, hasta niveles sin precedentes, a tipos de interés competitivos.

Lo cierto es que ante la cantidad de ofertas existentes en el mercado financiero, se producen, muchas veces, en el consumidor, dudas acerca de cuál es el mejor préstamo hipotecario.

De forma que vamos a ofrecer una serie de criterios orientativos para que se haga la mejor elección.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


1. Fijarse en el TAE de la hipoteca

A primera vista pueden ofertar una hipoteca con un interés nominal del 3,5% y otra con un interés nominal del 4%. Es este supuesto podríamos entender que la primera opción es la mejor (tiene un interés más conveniente y es la que se debe elegir).

Pero hay que tener cuidado con el interés nominal de la hipoteca  que no es el mejor indicador para fundamentar nuestra opción, por lo que resulta más conveniente acudir a la Tasa Anual Equivalente (TAE). Esto es así porque el interés nominal no recoge una serie de gastos que pueden tener una cuantía elevada.

En el TAE quedan incluidos tanto el interés nominal como una serie de gastos bancarios: comisión de apertura, de estudio, de cancelación anticipada, así que esta Tasa Anual de Equivalencia es un indicador mucho mejor. Pese a esto conviene recordar que existen otra serie de gastos; impuestos, notaría, registro de la propiedad que quedan fuera de la TAE y a los que deberemos hacer también frente.

2. Distinguir el tipo temporal de cuota

Las cuotas son las cantidades que hay que ir pagando para devolver el capital prestado y los intereses generados. La mayor parte de las ocasiones esa cuota es mensual, sin embargo hay veces en que pueden pactarse plazos temporales superiores: el trimestre o el semestre. Si sus ingresos son fijos le convendrá, sin duda, el pago mensual.

Ahora bien si sus ingresos son discontinuos, tiene periodos en que ingresa más y otros en que aquéllos son menores, puede interesarle un plazo mayor de tiempo. Aquí el truco está en hacer una buena planificación financiera, de manera que sus tiempos de ingresos coincidan con los del pago del préstamo hipotecario.

3. Distinguir la clase de cuotas

Las cuotas de amortización pueden ser constantes, crecientes y decrecientes. Generalmente los bancos ofertan las cuotas constantes y ésta son aceptadas por los prestatarios. Pese a lo cual puede interesarle más una cuota decreciente o creciente.

Ejemplo de ello sería si se concierta un préstamo hipotecario, de duración temporal larga, que puede que en los años de amortización se encuentre con que con ocasión de su jubilación, sus ingresos vayan a reducirse; si ello es así, interesa más una cuota decreciente, que se pagará más al principio (momento en el que usted tiene más recursos económicos) y se pagará menos al final (cuando sus ingresos serán menores).

Te puede interesar: 5 consejos para que consigas mejores hipotecas

4. Determinar la duración de la hipoteca

Hay que partir de una idea que por sencilla, no deja de ser importante: cuanta más duración tenga la hipoteca MENORES serán las cuotas, pero MAYORES serán los intereses totales que se pagará.

De manera que lo interesante es encontrar un punto de equilibrio en el periodo temporal a suscribir. La mejora forma de poder tomar esta decisión es mediante la solicitud a su banco de un CUADRO de amortización del préstamo. De forma que estudiando éste y viendo la cuantía de las cuotas que es capaz de pagar, pueda determinar el plazo menor de tiempo, para evitarse intereses.

En resumen para optar por el mejor préstamo hipotecario, debemos atender a:

a) La TAE del préstamo.

b) El plazo temporal de las cuotas.

c) El tipo de cuota, constante, creciente, decreciente.

d) Fijar acertadamente el plazo de devolución del préstamo, para lo cual es esencial contar con un CUADRO DE AMORTIZACIÓN.

Vía: Gestiopolis

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments