6 beneficios de financiar tu empresa en el Mercado Alternativo de Valores

Es una alternativa de financiamiento para las Pymes que facturen menos de S/200 millones al año.

Una empresa puede financiarse de varias maneras donde tal vez la más conocida y tradicional sea a través del sistema bancario.

Sin embargo, desde el 2012 las pequeñas y medianas empresas peruanas pueden obtener financiamiento a través del mercado de capitales gracias a la creación de un segmento especial: el Mercado Alternativo de Valores (MAV).

Así que te ofrecemos los beneficios de un mercado cuyo potencial viene generando creciente interés en las empresas que buscan recursos.

1. Una ventana llena de oportunidades

El MAV es una alternativa de financiamiento para las Pymes que facturen menos de S/200 millones al año. Este mecanismo, creado por la Bolsa de Valores de Lima y la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV) permite que este tipo de empresas también pueda beneficiarse de las ventajas que ofrece el mercado de capitales.

2. El mejor postor

Existen muchos beneficios para las empresas que puedan financiarse a través de la emisión, ya sea de papeles a corto plazo o de bonos, pues al tener alternativas de financiamiento, las tasas de interés de las compañías tienden a bajar. Entonces, si el mercado y los inversionistas ven con buenos ojos a la empresa, puede ser que ofrezcan comprar los valores a menores tasas de interés de lo que ofrece el banco, por lo que las entidades financieras, al percibir que hay otras alternativas de financiamiento, no se van a querer quedar atrás y van a bajar sus tasas.

3. Beneficios, retos y desafíos

Entrar al Mercado Alternativo de Valores brinda una exposición bastante grande en el mercado en general. Además, permite tener una puerta abierta en lo que es financiamiento a la mano porque abren una línea para futuros procesos de emisión que permite un mayor poder de negociación ante los bancos y fondos de inversión.

Te puede interesar: 4 consejos para que las Pymes obtengan financiamiento bancario

4. La responsabilidad de ser una empresa pública

Cuando una empresa sale a la bolsa se vuelve mucho menos riesgosa y más transparente. Aquí, las empresas presentan sus informes financieros de manera semestral o trimestral para ofrecer responsabilidad con una serie de inversionistas. Y esto porque cuando una empresa está en el mercado tiene mucha gente observándola, pues se estará marketeando la compañía en conferencias y ‘roadshows’, donde se pueden tener muchas reuniones para hacer negocios y multiplicar los contactos. P

5. Trabas burocráticas

Si bien es cierto que muchas empresas no salen al mercado de valores por falta de conocimiento y porque tienen temor a hacer públicos sus estados financieros, una de las trabas es el manejo de la aprobación de los procesos administrativos ante la SMV, que puede demorar varios meses.

6. Mucho interés pero poca información

La recepción que el mercado de capitales tuvo a este tipo de bonos y papeles ha sido buena, pero aún hay un largo camino que recorrer. Empresas que no habían tenido una experiencia en este mercado lo comienzan a conocer, ven qué empresas de su rubro han hecho una colocación y comienzan a interesarse. Es un proceso que va a madurar en el tiempo. A fin de cuentas, hacerlo es plantear un cambio de estrategia global para la empresa; es transformar la compañía a una empresa de otros pergaminos.

Vía: elcomercio.pe

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados