7 pasos para elegir el crédito empresarial indicado

7 pasos para elegir el crédito empresarial indicadoUna vez que nos hemos convencido de que necesitamos un crédito empresarial, y nos hemos asegurado en una primera instancia de que estamos en la capacidad de pagar el préstamo.

Ha llegado el momento de evaluar y comparar los diferentes bancos o entidades financieras que nos puedan otorgar el crédito requerido, y los diferentes productos financieros que ofrecen.

– El costo del préstamo: Antes que tomar en cuenta la tasa de interés que ofrecen los bancos o entidades financieras, lo que en realidad debemos tomar en cuenta es el costo total del financiamiento, el cual está conformado por la tasa de interés, más otros costos adicionales que se suelen incluir en el préstamo, tales como los gastos de otorgamiento o de mantenimiento.

– El plazo del préstamo: El plazo es el periodo de tiempo que nos da el banco o entidad financiera para devolver el préstamo y pagar los intereses. Al evaluar las diferentes ofertas financieras que existan, debemos tener en cuenta que el plazo que nos otorguen esté de acuerdo a nuestras capacidades de pago. A menor plazo, suele ser menor la tasa de interés, pero mayores las cuotas a pagar. Y a mayor plazo, suele ser mayor la tasa de interés, pero menores las cuotas a pagar, y, por tanto, la posibilidad de adquirir un mayor préstamo.

– El tipo de tasa de interés: Debemos tener en cuenta el tipo de tasa de interés. Además debemos tener en cuenta si se trata de una tasa de interés fija, una tasa de interés variable, o una tasa combinada. Las tasas fijas se mantienen constantes durante el periodo que dure el préstamo, las tasas variables se ajustan de acuerdo a determinados parámetros, y las tasas combinadas suelen empezar siendo tasas fijas para luego convertirse en tasas variables.

– El sistema de amortización: Debemos tener en cuenta también el sistema o método de amortización utilizado por el banco o entidad financiera, el cual señala la forma en que se va a amortizar el capital y, por tanto, pagar el préstamo. Básicamente se utilizan dos métodos: el método alemán, en donde las cuotas son decrecientes, es decir, al principio se pagan cuotas altas, que luego van disminuyendo; y el método francés, en donde las cuotas son fijas, es decir, todos los periodos se paga la misma cuota.

– Cancelación anticipada: Debemos considerar también si el crédito empresarial nos brinda la posibilidad de poder realizar pagos adicionales con el fin de poder reducir la deuda, o poder cancelarla con anticipación al plazo otorgado. Debemos tener en cuenta que, en ocasiones, esta opción de la cancelación anticipada, puede representar un costo adicional al préstamo.

– La entidad financiera en sí: Aún cuando seamos nosotros quienes vayamos a recibir el crédito, siempre es conveniente tener en cuenta la reputación y experiencia del banco o entidad financiera. Debemos evaluar su atención al cliente, su disposición para brindarnos toda la información que requiramos, su capacidad para atender cualquier inquietud que tengamos, su rapidez para evaluar la solicitud y para otorgarnos el préstamo, etc.

– Historial crediticio: Es recomendable adquirir los productos de entidades financieras de las cuales ya somos clientes, con el fin de formar un buen historial crediticio y, así, poder acceder posteriormente a créditos con mayores facilidades y beneficios.

Fuente: Crecenegocios.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion