Cómo el crowdfunding está cambiando el negocio de la moda

moda

Cuando hay crisis financiera uno de los primeros sectores afectados es el del consumo que, en los últimos años, ha sido el de la moda particularmente. Así que el crowdfunding, un modelo de financiamiento masivo podría ser la solución para convertir los números rojos en azules a la hora de saber si un negocio tendrá éxito o no a la vez que está cambiando la manera de producir proyectos creativos.

¿Crowdfunding en la moda?

Este tipo de financiamiento compartido tiene la particularidad de usar plataformas de la web para hacerse efectivo, como depósitos directos a tarjetas de créditos, además de “pasar la voz” en las redes sobre tal o cual negocio online de la moda que va teniendo gran aceptación por su creatividad, calidad y bajos precios.

Así que los minoristas de moda online, como Gustin, The Petite Shop y Before The Label, por ejemplo ya vienen utilizando el crowdfunding para sus negocios donde cada artículo de la ropa o accesorio aparece en su propia campaña con su propio mínimo de producción. Es decir, solamente si el artículo tiene mucha demanda, se fabrica.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Esto contrasta con el modelo de venta de hoy en día: con famosas marcas que diseñan sus colecciones para largas temporadas donde la demanda se basa en las órdenes al por mayor, es decir; producidas en masa las que oportunamente se ofrecen los “descuentos” cuando ya a terminar una temporada con el fin de liquidar su stock.

Stephen Powell, co-fundador de Gustin, una línea de ropa masculina de alta calidad diseñado y producido en San Francisco, explica: “Nos han enseñado como consumidores – en los últimos cinco años, en particular, – que las cosas sólo deben aparecer en determinados días. Pero hay un nuevo modelo de negocio para aquellos que están dispuestos a negociar con un  poco más de tiempo para conseguir mejor calidad y buenos precios”.

En el caso de Gustin, cuya venta dura dos semanas durante la campaña luego de 6-8 semanas de producción. A cambio, el cliente recibe productos de alta calidad, de edición limitada con tela italiana y japonesa excepcional. Todo esto es a precios de mayorista.

Lee también: El crowdfunding, una buena alternativa de financiación para emprendedores

Por su parte The Petite Shop, es un minorista online que vende exclusivamente ropa menuda a mujeres y que ahora ofrece el llamado crowdfunded Sourcery, donde se trabaja con diseñadores consagrados e independientes para ofrecer piezas a los clientes piezas únicas dentro de la serie de producción limitada. También sirve como un laboratorio de moda basada en datos en la que el diseñador y minorista puedan entender mejor lo que las mujeres petite están buscando en el mercado para sus estrategias de marketing futuras.

En el caso de Before The Label, se ofrece a los diseñadores independientes la libertad de diseñar sus diseños en el sitio web, y luego enumerarlos en las campañas que van desde un par de semanas a un par de meses. Para las campañas exitosas, el tiempo de producción varía por el diseñador y el tema, pero oscila entre apenas unos días para un collar hecho a mano, a un par de semanas para una pequeña lista de vestidos.

Como se ha visto la tecnología de crowdfunding ha permitido que el modelo minorista de colaboración de menor riesgo surja para ofrecer una gama cada vez más amplia de opciones de ropa, de calidad y de costos bajos. A lo largo de esta evolución, los consumidores ayudarán a guiar el futuro del crowdfunding y fabricación nacional con cada decisión de su compra.

Te puede interesar: 

Si no tienes claro el concepto de crowdfunding, mira este video:

Vía: entrepreneur.com
Foto: tiendadehogar.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex S

Deja un comentario