¿Cuándo debes adquirir una segunda tarjeta de crédito?

Cuando se trata de solicitar una segunda tarjeta de crédito es similar al hacer el análisis para identificar el momento oportuno para tramitar la primera tarjeta. En este sentido, si se tiene en mente hacerlo hay que analizar el beneficio notorio para las finanzas, además de tomar en cuenta el perfil de consumo.

Así que los expertos recomiendan que antes de adquirir otro plástico, se debe responder: ¿cómo me encuentro financieramente?

Y es que el hecho de tener una segunda tarjeta de crédito supone que no se debe sobredimensionar la usabilidad de la herramienta, pues la tarjeta de crédito es un medio de pago, no un modo de financiamiento.

Por esta razón, los expertos recomiendan pensar en la capacidad de pagos que uno pueda tener, para que tanto el banco como uno mismo, sepan si la situación ofrece el margen para permitirse los pagos de una segunda tarjeta de crédito. Así que es ideal que los pagos crediticios mensuales que se tenga en el presupuesto no superen 30% de los ingresos mensuales.

Y si se trata de administrar los pagos, los expertos recomiendan que se tenga presente la fecha de corte y de pago de la tarjeta conminando a pagar los saldos totales antes del corte. Al menos, pagar un día antes de la fecha límite.

Comparar para adquirir una segunda tarjeta de crédito

Al considerar la posibilidad de tener un segundo plástico podría ser una oportunidad para que se revise otras opciones disponibles en el mercado financiero, visitando sus oficinas o ingresando a los portales de bancos y financieras.

A fin de cuentas, antes de decidirse por tener otro “dinero plástico” se debe considerar lo siguiente para mejorar el uso de la tarjeta de crédito:

  • Considerar la frecuencia con la que se usaría la nueva tarjeta; si será pocas veces al año, y buscar una que no cobre comisiones derivadas de esto.
  • Si es fiel a algún establecimiento, las tarjetas de las cajas de ahorro o cajas municipales que pueden ser otra opción.
  • Buscar liquidar las deudas en tiempos razonables para que no se extiendan por largos años.
  • Hay que tener muy en cuenta que la tarjeta de crédito es un medio de pago a corto plazo, no de financiamiento.
  • También pensar en la capacidad de pagos que ayudará a saber cuánto puede destinarse al pago de créditos mensualmente.
  • Enfocarse entonces a las necesidades particulares de la vida laboral o personal; ya sea que se viaje o se haga compras recurrentes, buscar la tarjeta que ofrezca beneficios por ello.

Vía: gestion.pe
Foto: espaciosblog.com

Artículos Relacionados

1 Trackback / Pingback

  1. Morosidad bancaria de jóvenes peruanos creció este 2015 | Pymex

Dejar una contestacion