Financiar la creación de una empresa

En la actualidad, uno de los mayores problemas al crear una empresa, es la falta de dinero necesario para ponerla en marcha y hacerla funcionar durante los primeros meses de vida.

Lo recomendable al iniciar un nuevo negocio o empresa, es usar capital propio; es decir, usar el dinero que tengamos ahorrado, que podamos obtener de nuestra liquidación como empleados, que podamos obtener al vender algún bien personal, etc.

Sin embargo, muchas veces el capital que tenemos no es suficiente para crear nuestra empresa, por lo que se nos hace necesario recurrir a fuentes externas.

1. Asegurarse de que se va a necesitar financiamiento externo: En primer lugar debemos asegurarnos de que el capital propio que tenemos no es suficiente para montar nuestra empresa, y que realmente vamos a necesitar contar con un financiamiento externo. Para ello es necesario que realicemos previamente un plan de negocios, en donde calculemos cuanto es lo que vamos a necesitar como inversión para poner en marcha la empresa y para hacerla funcionar durante el primer ciclo de vida productivo, es decir, durante el periodo transcurrido desde que se inicien las operaciones hasta que la empresa obtenga dinero en cantidades suficiente como para seguir operando normalmente.

2. Calcular cuánto es lo que vamos pedir prestado: En segundo lugar debemos tener en claro a cuánto ascenderá el monto que vamos a pedir prestado. Para ello, simplemente debemos restar a la inversión total del proyecto, el capital propio que tengamos.

3. Buscar el banco o entidad financiera indicada: En tercer lugar debemos investigar las diferentes ofertas financieras que existan en el mercado, y elegir la que pueda otorgarnos el monto que necesitamos, con los menores costos, y que permitan el mayor plazo posible para pagar la deuda. Debemos también tener en cuenta los requisitos que soliciten para poder otorgar el préstamo, así como factores tales como la reputación del banco o entidad financiera, su atención o la rapidez con la que nos podrían otorgar el dinero.

4. Asegurarnos de que seremos capaces de pagar la deuda: Una vez que hemos elegido el banco o la entidad financiera a la cual le vamos a solicitar el préstamo, debemos asegurarnos de que seremos capaces de poder pagar la deuda contraída en caso de obtenerlo. Para ello debemos averiguar el costo del préstamo (la tasa de interés), así como los otros costos que pueda tener incluido tales como los de mantenimiento.

5. Acudir al banco o entidad financiera: Una vez que nos encontramos en la capacidad de solicitar el préstamo, debemos acudir al banco o entidad financiera que hayamos elegido previamente. Tendremos que llevar todos los requisitos que nos pidan, uno de ellos, podría ser nuestro plan de negocios, en donde a través de las proyecciones, podamos demostrar para qué necesitamos el préstamo, y si seremos capaces de pagarlo.

Fuente: Crecenegocios.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion