Lo que debes saber para obtener financiamiento para tu pequeño negocio

Uno de los mayores problemas al crear una empresa es la falta de dinero necesario para ponerla en marcha y hacerla funcionar durante los primeros meses de vida. ¿Qué pasos seguir?

Uno de los desafíos más grandes no sólo en Perú, sino también a nivel internacional es encontrar mecanismos para que los nuevos pequeños negocios financien su crecimiento y mejoren su competitividad.

Se sabe que una gran cantidad de negocios vive de su capital, acude al sistema financiero tradicional, o incluso busca opciones de préstamos con garantías o de fuentes informales.

En este sentido, si se tiene en mente el financiamiento de las instituciones financieras ( bancos, cajas municipales, cajas rurales, etc.) , los requisitos son muy variados y dependen de cada institución financiera y de cada producto.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Sin embargo, los requisitos mínimos normalmente son:

• Negocios con 12 meses de funcionamiento como mínimo (algunas instituciones microfinancieras aceptan desde los 6 meses de funcionamiento).

• No tener deudas morosas en el sistema financiero.

• Proporcionar documentación básica como: Escritura pública de constitución de la empresa y vigencia de poder, Declaración de renta anual y 3 últimos PDT (para ver cómo van tus ventas), DNI, recibo de servicios públicos, entre otros. A tener en cuenta en los financiamientos de corto plazo

• Hay que preguntar a cualquier institución financiera no sólo la tasa de interés, sino cuál es la Tasa de Costo Efectiva Anual (TCEA) pues esta incluye el cargo por portes, comisiones, seguros y otros cargos que te cargarán junto al crédito. Esta es la verdadera medida del costo del crédito para cualquier tipo de crédito.

• Si bien al inicio de operaciones cuando nadie de presta dinero, muchos emprendedores suelen pedir dinero prestado como persona natural a una institución financiera para ser usado en la empresa como capital de trabajo, esta práctica no es la más conveniente porque expones tu patrimonio personal a los riesgos de tu empresa. Trata de evitar ese tipo de financiamiento, más aún cuando tu empresa ya tiene cumplido el tiempo mínimo necesario para solicitar un crédito en la institución financiera de tu elección.

• Si bien es razonable que se quiera endeudar al menor plazo posible para pagar el menor intereses posible, no calcular bien el monto de las cuotas asociadas a ese menor tiempo de repago es muy riesgoso pues si el negocio sufre una disminución de ventas por temas coyunturales o de estacionalidad muy marcada (por ejemplo, te dedicas a vender helados y el verano fue muy corto), tendrás una cuota muy alta que pagar.

Te puede interesar: 5 opciones para financiar una startup

Por eso, es mejor que el monto total de la cuota del mes sea consecuente con la capacidad de pago incluso en un escenario pesimista (en el que las ventas no resultaron como lo esperado).

• Al tomar cualquier crédito, pagar siempre puntal o, mejor aún, anticipadamente. El historial crediticio es vital si se quiere tener siempre “la puerta abierta” para el crédito.

• No abusar de los periodos de gracia que pueden ofrecer algunas alternativas de financiamiento. Si bien dan un respiro, el tiempo que se ha usado el capital en ese periodo tiene un costo y se tendrá que pagar a través del pago en esos meses de sólo los intereses y no el capital; o a través de la capitalización de los intereses, es decir, los intereses dejados de pagar (si ese fuera el caso) en esos periodos de gracia incrementan tu saldo adeudado.

• No mezclar la economía de la empresa con la economía familiar. Son dos entes distintos con riesgos y expectativas de rendimiento diferentes.

• No confundirse: la tasa de interés que brindan las instituciones financieras es una Tasa Efectiva que es distinta a la Tasa Nominal. En la tasa nominal para calcular el equivalente mensual de una tasa nominal anual, por ejemplo, simplemente divides entre 12 y ya obtienes la tasa mensual.

Para obtener una tasa efectiva mensual desde una tasa efectiva anual (y poder así reconstruir el cronograma de pagos que te han entregado en la institución financiera), debes realizar este cálculo: Tasa Efectiva Mensual = [(1 + Tasa Efectiva Anual)(1/12)-1 ] Por ejemplo, si la tasa efectiva anual es 25%, entonces la tasa efectiva mensual será de 1.88% según la siguiente fórmula: 1.88% = [(1+ 25%)^(1/12)-1]

Por otro lado, si la tasa nominal anual es de 25%, entonces la tasa nominal mensual es de 2.08% La diferencia entre una y otro tasa radica en que la tasa efectiva incluye la capitalización continúa de los intereses (los intereses generados se suman al capital que a su vez genera otro interés que también se suma al capital y así sucesivamente).

Vía: emprendedorperuano.pe

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments