¿Qué hacer cuando un familiar te pide dinero prestado?

prestamo-a-familiares

Uno de los momentos más difíciles que pasamos en la vida diaria, resulta cuando un familiar se acerca a nosotros y nos dice: “¿Podrías prestarme algo de dinero?”. Nuestra reacción no siempre es la adecuada. ¿Cómo decirles que no? Se trata de un familiar, no de un simple conocido. Asumimos que si nos negamos a su requerimiento, la relación con este familiar se podría resquebrajar. Pero, también sabemos que si le prestamos el dinero, y luego el familiar no devuelve dicho capital, la molestia por nuestra parte se hará palpable. ¿Qué hacer?

Debemos hacer uso de varias estrategias, algunas de las cuales se manejarán dependiendo del tipo de prestatario que es nuestro familiar o el contexto inherente. Algunas de ellas son:

  1. Estrategia Evasiva

No se trata de decirle “NO” al familiar, sino de no dejarle las cosas tan fáciles. Para ello, averiguaremos para qué quiere el dinero. Solo si es un gasto urgente se lo entregaremos. Además, evitaremos darle el cien por ciento del dinero pedido. Le diremos que también tenemos urgencias, y que por tanto, solo podemos darle una parte del dinero.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




  1. Estrategia de Reflexión

Solo atrévete a prestar cuando tienes un excedente de capital. Si no lo tienes, es mejor que le digas a tu familiar que te resulta imposible darle el crédito pedido, ya que tú mismo te verías seriamente perjudicado. A lo mejor, él o ella te ofrece otra opción: ser su aval para un préstamo bancario. Eso es mucho más peligroso que entregar el dinero contante y sonante.

  1. Estrategia Diligente

Si has decidido prestar el dinero, puedes dejar sentado por escrito, en una especie de contrato, la entrega y posterior devolución del dinero. A algunos familiares les producirán resquemores esta operación, sin embargo, debes recordar que tu seguridad financiera está por encima.

  1. Estrategia Desprendida

¿Te incomoda reclamar tu dinero a tus familiares? ¿Quieres evitarte problemas? Bueno, puedes obsequiar el dinero pedido por tu familiar. Sabemos que no son épocas de dilapidar dinero, pero es una solución interesante para ambas partes. Solo cuídate que la actitud de tu familiar no se vuelva constante. En una nueva ocasión, niégate rotundamente  a un préstamo.

Vía: gestion.pe

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario