3 razones para crear tu fondo de emergencia

crea-tu-fondo-de-emergencia

Para quienes ya están acostumbrados a realizar inversiones, comprometerse a crear un fondo de emergencia resulta casi imposible. ¿Por qué? Sencillo, porque tienen la idea preconcebida que dinero que no se toca es igual a una oportunidad perdida. Lo que resulta una máxima en el terreno de las inversiones, no lo es en el terreno de la vida. Un accidente, una enfermedad nuestra o de algún familiar, el auto malogrado, la pérdida del empleo: esos son los únicos momentos en los que valoramos un fondo de emergencia.

No se preocupe, no es el único al que no le gusta mucho la idea de manejar un fondo de emergencia. Por tal motivo, aquí enunciamos tres ventajas que se obtienen al manejar un fondo de este tipo:

DINERO GUARDADO NO ES UNA OPORTUNIDAD PERDIDA

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Tener un fondo de emergencia significa ahorrar un porcentaje de nuestros ingresos durante casi 6 meses (o quién sabe si hasta algo más). Ese fondo nos ayudará en circunstancias extremas, no previstas, y en las cuales, tomemos un préstamo como la última opción. Pues bien, para muchos tener esa voluntad es más que imposible. Tómalo desde este punto de vista: seguramente existirán oportunidades dejadas de lado, pero ¿quién te dice que todas ellas iban a terminar con resultados satisfactorios?

UN FONDO DE EMERGENCIA NO ES UNA INVERSIÓN ABURRIDA

Los gurús de las finanzas desdeñan el valor de un depósito bancario común y corriente (que fácilmente puede ser utilizado como un fondo de emergencia) porque no implica ningún riesgo para el inversionista. “Riesgo es éxito” aseguran. Ofrecen a las acciones y los negocios propios como inversiones propias de los exitosos. Pero, ten cuidado, no te atosigues con toda esa maquinaria publicitaria. Recuerda que hay intereses detrás: los bancos y los asesores financieros cobran su parte cuando inviertes en bolsa o pides un préstamo para tu negocio.

NO TODOS LOS BENEFICIOS RESULTAN VISIBLES

Claro, invertir en acciones o en negocios ofrece resultados casi inmediatos. En un fondo de emergencia no ocurre lo mismo. El hecho de no tener que tocar el dinero es ya bastante frustrante. Únicamente valorarás la importancia de este fondo cuando te ocurra algún imprevisto. Ahí recién dirás: “¡Qué bueno que fui tan precavido!”

Vía: proahorro.com

 

Artículos Relacionados

comments