3 tips para saber si tu plan financiero es bueno

Existen algunas interrogantes que hacerse regularmente para saber si se va por el buen camino económico.

Cuando se comienza a elaborar nuestro propio plan financiero, es natural preguntarse si se ha hecho bien; es decir, si será la guía para los resultados que se lleva.

No hay que olvidar que se trata de empezar del punto de partida (situación financiera actual) para llegar a nuestro destino (metas y objetivos). Entonces, el plan financiero es solamente una ruta que lleva de uno a otro, paso a paso.

Y, ¿cómo saber si es un buen plan? No es una pregunta fácil, incluso para un profesional que no conoce a la persona, sus valores o su tolerancia al riesgo. Sin embargo, existen algunas preguntas generales que hacerse regularmente para saber si se va por buen camino:

1. ¿Nuestras metas son razonables y medibles?

Esto es, ¿reflejan todo lo que se está sucediendo en nuestra vida en estos momentos? Los objetivos que se deben plantear en cualquier plan financiero deben ser cuantificables en términos monetarios. No se trata de querer tener un retiro digno, sino que se debe definir qué significa eso para nosotros. Esto permite tener una idea de cuánto se tiene que ahorrar cada mes para lograrlo.

También hay que estar conscientes de que en ocasiones nuestra vida refleja cambios importantes que seguramente impactan cualquier plan financiero. Por ejemplo, el nacimiento de un hijo puede implicar costos adicionales, o incluso que algún miembro de la pareja decida dejar de trabajar para encargarse de él. Esto, desde luego, limita el ingreso disponible y, por lo tanto, hace necesario revisar nuestro plan financiero.

2. ¿Conocemos nuestra tolerancia al riesgo?

Cuando hay incertidumbre, o se enfrenta una situación de emergencia, ¿se suele reaccionar y tomar decisiones de manera impulsiva? Un buen plan financiero debe ser construido como un buen edificio. Debe tener cimientos sólidos y cada elemento debe estar balanceado con respecto a otros.

Así que antes de tomar una acción, se debe medir el impacto de esa decisión sobre nuestro plan, de manera integral. Por eso es tan importante contar, para empezar, con un buen colchón o fondo para emergencias, que permita navegar con tranquilidad en medio de la tormenta o cuando se presentan situaciones imprevistas.

Te puede interesar: El plan financiero en tu negocio: Los gastos de la puesta en marcha

3. ¿Nuestro plan incluye 
una adecuada previsión?

Hay muchos casos de planes financieros que se olvidan completamente de la previsión y protección del patrimonio, que es tan importante. Hay que preguntarse entonces: ¿Tenemos protegidos adecuadamente todos los bienes y las responsabilidades hacia los demás? ¿Qué sucedería si mañana se sufre un accidente que impida volver a trabajar? ¿Qué pasaría con la familia si se le llega a faltar? ¿Existe un testamento?

Estas consideraciones son claves. Hay muchísimos casos de gente que lo ha perdido todo, por pensar lo que muchos creen: “a mí no me va a pasar”. Hasta que sucede lamentablemente.

Vía: gestion.pe

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados