6 formas de reducir nuestros gastos en la vivienda

compartiendo-departamento

Cuando analizamos nuestros gastos anuales, en numerosas ocasiones, por no decir en todas, nos olvidamos de los gastos que representa nuestra vivienda. Y no nos referimos a los gastos propios de vivir en una propiedad, tales como agua, luz, cable, internet, etc. Nos centramos exclusivamente en el tema vivienda. ¿Está gastando demasiado en su propia vivienda o en su departamento alquilado? ¿Siente que el dinero se le va de las manos?

Si usted aún alquila un lugar para vivir, tome en cuenta lo siguiente:

  • Mudarse a un lugar con renta más baja

Aunque pueda resultarle un poco incómodo irse a un lugar con más carencias o no tan lujoso como el que está viviendo, puede ser una medida interesante para sus finanzas. Sobre todo, si parte de ese dinero ahorrado va dirigido a la compra de su propia vivienda.

  • Compartir la renta

Quizás sea mejor para usted alquilar un departamento más grande, para ya no tener el peso de pagar el alquiler solo cada mes. Puede invitar a un amigo o familiar a compartir el departamento, y así ambos disfrutar de un mayor espacio a menor precio.

  • Negociar sus aumentos de renta

La inflación y el incremento del costo de vida hacen que muchos arrendatarios tras uno o más años de alquiler, decidan aumentar el costo de la renta. Pues, uno no debe ponérsela fácil. Haga ver a su arrendatario que usted es un buen pagador y que la situación no le da para mayores gastos. Recuerde que conseguir un nuevo inquilino le costará tiempo y dinero a su arrendatario. Lo más probable es que él decida que se mantenga un año más en su propiedad al mismo costo.

En cambio, si ya es dueño de un inmueble, algunas medidas recomendables serían:

  • Rentar una habitación

Si aún tiene una o más habitaciones completamente deshabitadas, debe pensar seriamente en rentarlos. Y no solo eso. Si tiene familiares mayores de edad o amigos que viven en casa gratis, haga que de una vez por todas comiencen a pagar algo por su estadía. Si decide abrir las puertas a un inquilino desconocido, investigue quién es y cuál es su reporte crediticio para no llevarse una gran sorpresa.

  • Refinanciar su hipoteca

Siempre revise en qué nivel se hallan las tasas de interés en la actualidad. Puede ser que las tasas se hayan reducido en los últimos años. Si es así, puede refinanciar la hipoteca de su vivienda, y así ahorrar un importante capital para futuras inversiones.

  • Reducir costos de servicios

Hay una premisa valedera para el gasto en servicios: hay que gastar para ahorrar dinero. ¿Qué quiere decir esto? Invierta en la reparación de tuberías, cambie sus focos viejos por nuevos focos ahorradores, elimine los electrodomésticos antiguos que consumen más energía que los actuales, etc. Reciclar también es un buen método para reducir nuestros gastos significativamente.

Ya sabe, siempre se puede ahorrar un poco más, aunque sea en el tema de la vivienda, hay decenas de formas de reducir nuestros gastos e, inclusive, obtener un pequeño capital para nuevas inversiones. Actúe inteligentemente y maneje sus finanzas siempre en azul.

Vía: “Finanzas personales” por Eric Tyson

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.