7 consejos clave antes de elegir un depósito bancario

Escoger un determinado depósito bancario puede marcar una gran diferencia a la hora de ganar una mayor o menor suma de dinero.

 

Una de las cosas que está caracterizando a la economía es la incertidumbre, lo que ha originado que muchas personas adopten una actitud ultraconservadora para la gestión de sus ahorros.

En ese sentido, saber cómo contratar un depósito es algo clave, si se desea sacar el máximo partido de una herramienta que actualmente ofrece una rentabilidad bastante reducida.

1. La TAE: clave para comparar los depósitos

La Tasa Anual Equivalente, conocida como TAE, es la referencia perfecta al momento de comparar depósitos bancarios con una duración distinta.  Y es que cuando se está barajando la contratación de imposiciones a 3 meses, 6 meses, 1 año y 3 años, saber el interés total que se recibirá a cambio del dinero, es importante.

2. Evitar engaños con publicidad en intereses de un depósito

Los bancos utilizan varias prácticas poco transparentes que pueden confundir al cliente. Una de las prácticas más comunes es la de dar mucha publicidad a la TIN (transferencia interbancaria) de un depósito cuando éste tiene una duración superior a 1 año. Por definición, dicha tasa será superior a la TAE, lo cual puede hacer que el cliente crea que los intereses que va a recibir son mayores que los ofrecidos por otro depósito.

3. El plazo de los depósitos ha adquirido una importancia fundamental

Si se tiene en cuenta la evolución a la baja de los tipos de interés que está teniendo lugar desde hace varios años, la contratación de depósitos a largo plazo puede convertirse en una excelente forma de garantizar la obtención de una buena remuneración a largo plazo. Y si los tipos de interés siguen reduciéndose o permanecen en mínimos históricos durante varios años, lo lógico sería contratar aquellos depósitos a largo plazo que ofrezcan la mayor remuneración posible.

Te puede interesar: La importancia y beneficios de los depósitos a plazo

4. Tener en cuenta la falta de disponibilidad del dinero

El principal hándicap de los depósitos radica en que no se puede disponer del dinero. Es decir, si surge una determinada necesidad económica o la oportunidad de obtener una buena remuneración con algún otro producto financiero, no se puede disponer del dinero, salvo cancelando el depósito y afrontando la penalización correspondiente.

5. ¿Se puede realizar una cancelación parcial?

Aquellos depósitos que permiten una cancelación parcial suelen resultar más interesantes para quienes quieren asegurarse que podrán recuperar parte del dinero en caso de necesitarlo y, al mismo tiempo, minimizar la pérdida económica. Con la cancelación parcial se puede retirar de forma anticipada parte del efectivo impuesto en el depósito, sin que por ello el resto del dinero se vea afectado. En esas circunstancias, la comisión que deberemos afrontar siempre será más reducida que si cancelamos todo el depósito.

6. Prestar atención a las comisiones por cancelación

Existen muchas formas de penalizar la cancelación anticipada. Algunos bancos optan por penalizar la tasa de interés, otros aplican una penalización directamente sobre los intereses generados hasta ese momento, otros ni si quiera aplica penalización alguna, por lo que se obtendrán todos los intereses que el depósito haya producido hasta el momento de la cancelación.

7. ¿Cuándo se cobran los intereses?

Cuanto más tarde se cobren los intereses, menos rentable será la operación en realidad. Esto se debe a la posibilidad de reinvertir dichos intereses y generar un beneficio en un plazo más corto de tiempo. Si los intereses son entregados al vencimiento, solamente se puede disponer de ellos cuando el depósito haya sido liquidado. Por el contrario, si los intereses son entregados periódicamente (cada mes o trimestre en un depósito a 12 meses), se puede invertir dichos intereses y generar más rendimiento económico en el mismo plazo de tiempo.

Vía: finanzas.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments