7 consejos de finanzas si vives con roomates

Es una alternativa para ahorrar costos cuando se quiere independizarse y dejar la casa de los padres, pero hay que tener cuidado con las reglas y el manejo de los gastos.

Dividir el alquiler del departamento así como los gastos de los servicios y mantenimiento de la misma con un roommate, puede ser una buena opción para aligerar los gastos, pero mejor es poner sus acuerdos 
en papel antes de comenzar a vivir juntos.

Actualmente, una gran parte de los millennials busca opciones que sean más convenientes para su economía sin comprometer su libertad personal (ej: vivir con los padres), dentro de lo cual destaca una opción cada vez más recurrente: el vivir con roomates.

Si bien, vivir con roomates es garantía de un mejor gasto y muchas grandes experiencias, es una opción que demanda mucha comunicación, tolerancia y planificación, sobre todo del tipo financiero. Y por ello, te ofrecemos estos consejos de finanzas si vives ya o peinsas hacerlo con tus partners.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


1. La Regla del 33%

De forma general, se aconseja que el gasto por concepto de alquiler inmuebles nunca debe superar un 33% de los ingresos. Cuando este gasto se compartirá con roomates, es muy importante asegurarse que todos cumplen con esta condición, para así evitar situaciones penosas en las que uno del grupo tenga problemas con su parte del pago del alquiler.

2. El responsable de los Gastos

La administración de los gastos del espacio a compartir es un aspecto muy importante que puede desempeñar una sola persona o repartirse de manera equitativa entre todos. Al momento de seleccionar a la persona a cargo de administrar los gastos, debe considerarse a alguien de responsabilidad probada y con la disponibilidad de tiempo para realizar pagos y hacer seguimiento al gasto compartido.

Una práctica recomendable para roomates es el de domiciliar los pagos a una tarjeta de crédito única y que el resto lo deposite al encargado su parte proporcional del gasto.

3. ¿Comprar muebles nuevos?

A la hora de considerar la compra de muebles para el departamento, debe procurarse que cada uno lleve sus propios muebles usados y hacer un inventario de cada mueble con su propietario. En caso de requerir nuevos muebles, se puede crear un presupuesto grupal para comprar sólo lo esencial y elegir juntos lo que se va a comprar.

4. Gastos Compartidos y Gastos Propios

Un punto crítico al convivir con roomates será el definir aquellos gastos que se compartirán y aquellos que deben separarse de forma individual. Los gastos compartidos deben hacerse pensando en que sean aprovechados por todos de la forma más equitativa posible, buscando maximizar el ahorro de todos.

5. Establecer Reglas

Las reglas de convivencia afectan también las reglas financieras cuando se vive con roomates. Claros ejemplos son el decidir lo que pasa en caso que un roomie decida invitar a sus amigos a cenar, los artículos de limpieza que pueden compartirse, si un roomie puede albergar a su pareja por algunos días, lo que sucede en caso de que un roomie decida dejar el departamento, entre otros. Cada caso merece un análisis muy particular.

Te puede interesar: Consejos para encontrar el mejor inmueble de alquiler

6. Compras en grupo

Una buena idea para concientizar a todo el grupo sobre el gasto requerido es el de hacer las compras del supermercado juntos, pues así se tiene una conciencia directa del valor de las cosas y pueden adquirirse productos que satisfagan los gustos de todos a un mejor precio.

7. Fondo de Emergencias

Un consejo que no puede faltar es el contar con un “fondo” para gastos de emergencia en el departamento, como puede ser el arreglar alguna avería, sustituir llaves perdidas o apoyar a uno de los roomates cuando no pueda completar el gasto del mes (para lo cual también deben establecerse reglas).

Vía: respaldofinanciero.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL