7 errores que debes evitar en tus finanzas personales

Tener tu dinero en orden te ayudará a disminuir el estrés diario, y además, te servirá como base para manejar el capital de tu negocio.

Las finanzas personales ocupan uno de los temas más importantes del ciudadano común. Su efectivo control depende más de disciplina, que de conocimientos financieros.

Entonces, para tener una exitosa gestión en las finanzas personales se requiere del conocimiento previo que tenga que ver con lo más esencial del mundo financiero por lo que se deben evitar ciertos errores que más se cometen en la gestión de las finanzas personales:

1. No realizar presupuestos mensuales

Este es el primer aspecto que se debe tener cubierto. El presupuesto no es otra cosa que un sencillo documento de previsión de los ingresos y gastos a los que se va a enfrentar quien lo realiza, con el fin de evitar desagradables sorpresas que lleven a no poder cerrar el mes con un cierto saldo positivo.

2. No construir un fondo de emergencia

Llamado popularmente como colchón, no solamente es útil sino que es prácticamente necesario para cada economía doméstica. Por muy bien que se haya realizado un presupuesto, la sombra de los imprevistos acecha en no pocas ocasiones.

3. Realizar compras innecesarias

Las compras que no son necesarias pueden fagocitar una parte considerable de la capacidad financiera sin que apenas se dé uno cuenta de ello. Son los llamados “gastos hormiga”, por ejemplo: caprichos en la compra del supermercado, gastos en café por la mañana, compra de zapatos de moda, pagos a sistemas de cable, etc.

4. Destinar demasiado gasto a la vivienda

El gasto en vivienda va a depender de varios factores en la vida de una persona. Uno de ellos es el momento que viva el mercado inmobiliario y el precio del dinero en el momento de la compra y el otro, tiene que ver con los ingresos, que suelen ir variando a lo largo de la vida laboral del trabajador. La recomendación más habitual respecto al porcentaje de los ingresos que se deberían destinar al pago de una hipoteca suele rondar sobre un tercio de la capacidad económica de una familia.

Te puede interesar: Cómo separar las finanzas personales de los negocios

5. Olvidar las inversiones o tomar malas decisiones en ellas

Siempre que se pueda hay que intentar sacar rentabilidad al ahorro. En muchas ocasiones basta con tratar de dedicar tiempo a una cierta formación financiera o buscar asesoría al respecto. Los depósitos, los fondos de inversión en todas sus modalidades y grados de riesgo, la bolsa o hacerse con una porción de alguna pequeña empresa son algunas de las muchas posibilidades que existen al alcance del ahorrador.

6. Tener una sola fuente de ingresos

Dejar que todos los ingresos familiares dependan de un único origen puede ser peligroso. Bien porque se pierda el trabajo o porque en cualquier momento no quede otra que tener que asumir más gastos por la razón que fuera. Se recomienda estudiar el mercado e identificar posibles nichos en los que conseguir ingresos extra.

7. Vivir a crédito por sistema

La falta de planificación puede hacer que no se controlen los gastos y por tanto se tenga que recurrir a la financiación en algún momento. Conviene ser conscientes del error cometido y hacerse responsable del pago de sus deudas.

Vía: gestion.pe

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados