Áreas en las que nuestra pyme puede ahorrar

Una de las principales máximas de cualquier empresa (especialmente en las pymes) es aumentar los beneficios a la vez que conseguimos reducir nuestros costes. No obstante, pese a todos nuestros esfuerzos, puede que no nos resulte tan sencillo identificar cuáles son las áreas sobre las que podemos actuar.

El salario de nuestros empleados: Los salarios de los empleados suelen representar una de las partidas principales para cualquier pequeña empresa, sobre todo porque en ocasiones pueden acabar costándonos más de lo que deberían. La respuesta que hemos de dar en esta materia no pasa sin embargo por despedir a nadie sino por realizar una correcta evaluación de nuestra plantilla, entre otras cosas para optimizar el resultado que obtenemos.

Alquiler de nuestra oficina: Una de las primeras cosas que debemos plantearnos es si realmente necesitamos ocupar todo ese espacio que conforma nuestra oficina. En este sentido, a menos que realmente estemos ocupando todo el espacio, puede que debamos plantearnos otras opciones más económicas e incluso puede nos resulte mucho más rentable que parte de nuestros trabajadores realicen su actividad desde la comodidad de sus domicilios.

Internet y teléfono: ¿Cuánto gastas cada mes en Internet y teléfono? Si no has hecho una “investigación de mercado” desde hace más de seis meses, puede que haya llegado el momento de re-evaular las ofertas y alternativas que tienes a tu disposición. Esta investigación no solo pasa por re-examinar las distintas ofertas para pymes y autónomos que ofrecen las principales operadoras, sino considerar por un lado si merece la pena en invertir en tecnologías como VoIP, considerar cuáles son las líneas móviles que realmente necesitamos y cuáles otras son prescindibles.

Nuestro amigo el banco: ¿Sabemos cuánto nos está cobrando mensualmente nuestra entidad financiera? Comisiones, tarjetas de empresa, productos bancarios, etc. nuestra entidad financiera puede llegar a convertirse en un lastre para la economía de nuestra pyme. En este punto, tenemos dos opciones que podemos considerar. La primera, si tenemos la suficiente fuerza, es renegociar las condiciones que tenemos contratadas con nuestro banco, proponiéndole las mismas que podemos encontrar en su competencia. La segunda, como os podéis imaginar, no es otra que pasarnos a otra entidad que al menos de entrada, nos resulte más ventajosa.

Esos pequeños detalles: Los pequeños detalles, las pequeñas compras, pueden parecer insignificantes por sí mismas, pero cuando las tomamos en conjunto podemos llevarnos más de una sorpresa. Material de oficina, dulces y desayuno para los empleados, permisividad a la hora de que cualquiera pueda imprimir todo lo que desee representan algunas de las áreas que si bien tomadas de forma individual parecen minimas, en conjunto tienen un peso específico.

Vía: Muy Pymes

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion