Así funcionan las sociedades offshore

sociedades offshore

Los Panama Papers, la filtración masiva y anónima que ha destapado una lista ingente de personalidades mundiales con sociedades opacas en Panamá, han puesto de actualidad ciertas prácticas fiscales, como cerar las llamadas “sociedades offshore”, que son legales, pero que el delito está en los fines para los que se crean.

¿Qué son las sociedades offshore?

Una sociedad offshore es una empresa cuya característica básica es que están registradas en un país en el que no realizan ninguna actividad económica. Los países en los que están radicadas suelen ser paraísos fiscales, para beneficiarse de las ventajas fiscales que éstos ofrecen.

Lee también: Panama Papers; filtración de documentos revela los paraísos fiscales de los poderosos

De tal modo que las personas extranjeras que controlan la sociedad utilizan el paraíso fiscal como domicilio legal. A grandes rasgos, tres son las grandes ventajas que aporta:

Suscríbete a nuestro boletín informativo




  1. Protección de activos.
  2. Confidencialidad y privacidad.
  3. Ventajas fiscales.

Respecto a estas últimas, los tributos que pueden evitarse con una sociedad offshore se encuentran el impuesto de sucesiones, el del patrimonio, los impuestos al consumo o el de la renta. Mientras que los costes se reducen a una cuota de registro, que los sitios especializados cifran entre 200 y 600 dólares al año. Además de un coste de constitución que tampoco suele exceder de los 1.000 dólares.

¿Es fácil crearlo?

De esta forma se puede constituir una sociedad offshore con mucha rapidez. Por ejemplo, si vamos a Belize, un país del Caribe Centroamericano que se ubica entre México y Guatemala, así se resumen las ventajas que acarrea:

  • No se paga ningún tipo de impuesto al gobierno de Belice incluyendo el Sello de aduana
  • El único pago es una tasa anual mantenimiento de la compañía que será de 595 euros
  • Fácil y rápida constitución de la sociedad, en 24 horas se puede tener su corporación
  • No hay que registrar cuentas, las cuentas no son auditadas, no hay registro público del accionista.

¿Cuánto cuesta?

En Panamá hay que pagar una tasa única anual de 300 dólares por sociedad (250 el primer año). También hay que pagar al denominado “agente residente”, que es el intermediario legal que se ocupa en el país de las gestiones, en este caso el abogado o el bufete. Tiene que ser panameño.

Hay recargos, por ejemplo, si hay que firmar un poder o si queremos que los tres directores que tienen que figurar en la sociedad los ponga el intermediario. Son los denominados directores “nominativos”. Los dignatarios —presidente, secretario, tesorero— también los puede poner el bufete. En total, al inicio, habría que pagar unos 1.000 dólares.

Requisitos

Para actuar dentro de la ley, una sociedad offshore debe cumplir ciertas condiciones: en primer lugar, los directores de la sociedad no deben tener su domicilio en el país de la sede social. La empresa no podrá ejercer actividades comerciales en este país y no utilizar la mano de obra local.

Pero, sí se permite tener un representante de la compañía en el sitio. La sociedad no podrá utilizar la economía de los países de acogida, en particular, en materia de inversión, subsidios y transferencias bancarias.

De tal modo que son varios los territorios que han sido etiquetados por el Fondo Monetario Internacional como centros financieros offshore.

Tenemos a : Andorra, Aruba, Anguila, Bahamas, Bermuda, Belize, Islas Vírgenes Británicas, Islas Cook, Islas Caimán, Chipre, Guernsey, Gibraltar, Isla de Man, Jersey, Liechtenstein, Malasia, Macao, Monaco, Montserrat, Antillas Holandesas, Panamá, República de Paulau, Samoa, Seychelles, y Vanuatu.

Vía:abc.es
Foto: elpais.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P