Claves para gastar provechosamente – Parte I

compradora-impulsiva

Nos encontramos en un mundo en el que la acción de gastar se ha vuelto casi una necesidad. Escapar de ello nos puede llevar casi a tener la vida de un ermitaño. Se preguntará entonces, ¿resulta imposible que existe gente ahorradora en la actualidad? Pues no. En realidad, existe mucha gente que hace maravillas con el dinero que logran ahorrar. ¿Cómo lo hacen? Muchas de estas personas han seguido alguna o todas las claves que le mostramos a continuación para el correcto manejo de su dinero:

Establecer con cuánto puede vivir

Existen muchos estudios de mercado que señalan cuánto dinero necesita una persona para vivir en un país determinado. Nunca lo tomé en cuenta. Resulta imposible establecernos con el nivel de vida de un gerente de compañía minera para el común de las personas. De hecho, se puede tener el nivel de vida de ese gerente, pero claro está, llenándonos de deudas. Como primer paso para determinar cómo gastar en el futuro, establezca cuánto está percibiendo al mes (salarios, rentas, remesas, etc.), y a partir de ello disponga de un porcentaje para sus gastos básicos y sus gastos superfluos. Recuerde que siempre resulta necesario ahorrar una parte de nuestros ingresos para cualquier contingencia.

El hecho de que no lleguemos a fin de mes con efectivo en nuestras manos, parte muchas veces de lo que amigos, familiares o compañeros de trabajo tratan de inculcarnos como comportamiento correcto en cuanto a gastos. Es ahí cuando aparece el gastador que se encontraba muy escondido dentro de su mente. Manténganse firme en sus decisiones, no deje que su forma de gastar se rija por lo que otros quieren.

Buscar el mejor valor

No siempre lo más caro es lo mejor para nosotros. Muchas marcas conocidas valen lo que valen en el mercado, no porque sean superiores a la competencia, sino por la gran cantidad de dinero invertido en publicidad. Cuando usted paga por un producto de marca, lo que en realidad está pagando es ese producto más la publicidad destinada a él. Mejor opte por productos más cómodos para su bolsillo. Únicamente compre productos de marcas exclusivas o de precios altos cuando exista una situación especial (matrimonio, cumpleaños, etc.) y no como una norma recurrente en su vida.

Otro craso error financiero que cometemos es cuando compramos lo más barato sin importar las consecuencias a futuro. Usted dirá, ¿acaso líneas arriba no nos asegurabas que había que comprar lo más barato? Es cierto, pero no en todas las ocasiones. Pongamos por ejemplo, un auto de segunda mano. Existen muchas ofertas en los diarios y web acerca de autos usados que están a la venta. Pensar que el más barato puede ser una buena opción puede ser nuestro peor error. Antes de adquirirlo, tenemos que revisar su funcionamiento de forma detallada. De caso contrario, ese auto tan barato de segunda mano nos puede resultar más caro que uno original del año.

Una forma eficiente de buscar el mejor valor resulta la inspección de nuestro armario o almacén de nuestra casa. ¿Quiere comprarse una silla nueva para su habitación? Tal vez, dentro de las cosas tiradas dentro de su almacén se encuentre alguna silla oxidada por el tiempo. Una buena mano de pintura y unos cuantos arreglos más pueden ser la mejor solución para su habitación y su bolsillo.

Vía: “Finanzas personales” por Eric Tyson

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion