Cómo ahorrar dinero al estilo japonés

En un país tan tecnológicamente avanzado como Japón, todavía sobrevive algo tan analógico como un método de ahorro personal basado en un eficaz libro de cuentas.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI) Japón es la tercera economía más grande a nivel mundial  y la cuarta por paridad de poder adquisitivo. La lección que se debe aprender de ellos es que consiguieron este crecimiento después de la devastación que sufrieron luego de la Segunda Guerra Mundial.

¿Cómo lo lograron?

Hay que saber que la cultura japonesa se caracteriza por el trabajo duro y la buena administración. También se tienen una altísima tasa de ahorro entre los países industrializados (se estima que el ahorro medio llega al 25%.). En cambio, la población latina no ahorra y que, si hay ahorro alguno, suele ser pensado para el corto plazo.

Así que se debe prestar atención al método japonés Kakebo, que es una adaptación del Kakeibo o libro de cuentas nipón para la economía doméstica. Motoko Hani lo desarrolló en 1904 con el propósito de ayudar a las mujeres en gestión de las finanzas del hogar.

Hani fue fundadora de la primera revista femenina del país y el objetivo no solamente era controlar las finanzas del hogar sino otorgar más poder a las mujeres del país, ya que su dinero dependía del ahorro (el cual solía ser de un 15% de los ingresos).

Te puede interesar: Cómo ahorrar con el método de la transferencia automática

¿Cómo funciona?

Kakebo se basa en la previsión mensual de los gastos fijos y el control del resto de los gastos mediante categorías concretas como supervivencia, ocio y vicio, cultura y extras. En suma, es una especie de libreta de cuentas donde se puede anotar los ingresos extra. Eso suena básico pero el Kakebo permite establecer objetivos y hacer promesas, lo que ayuda a realizar un análisis de resultados para conocer los avances.

De tal forma que se puede condicionar los hábitos de consumo, sobre todos los que se consideren prescindibles, para mantener las finanzas sanas. El truco está en hacer las cuentas de cada día. Eso requiere un poco de disciplina pero, al final del mes, se sabrá cuáles han sido los gastos inútiles.

¿Es para tí?

No importa si eres buen administrador o alguien despistado, siempre es bueno redescubrir la economía en casa para saber dónde, cuándo y cuánto dinero se gasta en cada cosa. Hacer un presupuesto es una excelente opción para ahorrar, pero mantenerlo al día es difícil. Kakebo facilita la tarea porque combina la disciplina contable con el entretenimiento.

Si bien el método Kakebo facilita tomar conciencia de los gastos innecesarios o los que se puede reducir para ahorrar dinero, no ahorra por uno mismo. Hay que echarle ganas. Así que si estás interesado en este método, se pueden descargar algunas plantillas gratuitas en Internet, desde una versión básica de Excel hasta con atractivos diseños que encuentras en Pinterest.

Echa un vistazo a este video para convencerte de la eficacia del Kakebo:

Vía: Entrepreneur

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados