Cómo calcular tu gratificación y usarlo con inteligencia

La “grati” no es un regalo de Navidad, es un ingreso que se ha trabajado todo el año. Conoce cuánto te corresponde y cómo administrarlo mejor para no tener que comenzar el nuevo año con malhumor.

gratificacion-diciembre

La gratificación es un beneficio que percibe el trabajador del régimen laboral de la actividad privada es decir, la Ley de Productividad y Competitividad Laboral, tanto el julio (fiestas patrias) como en diciembre (Navidad).

Equivale a una remuneración completa, siempre que el trabajador haya laborado seis meses completos seguidos. El tiempo de servicios para el cálculo se determina por cada mes calendario completo laborado en el periodo correspondiente. Los periodos computables son los semestres de enero-junio y julio-diciembre.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Los trabajadores que tienen el derecho a recibir este pago son aquellos con relación en empresas del sector privado y para entidades públicas sujetas, siempre que en su contrato de trabajo establezca que se rigen por la legislación laboral privada. También se incluyen a los trabajadores extranjeros, y los socios de las cooperativas de trabajadores.

Cálculo

Si el trabajador trabajo de julio a diciembre recibirá un sueldo completo, pero si trabajó por lo menos un mes dentro de ese semestre recibirá la parte proporcional de la gratificación.

La remuneración que se considera para el cálculo son todas aquellas cantidades que el trabajador regularmente perciba, en dinero o en especie, por su trabajo, siempre que pueda disponer de ese monto (gratificación= sueldo + ingresos regulares). Para incorporar una remuneración regular al cálculo se suman los montos y se dividen entre seis.

Te puede interesar: 5 consejos para comprar un auto con la gratificación de Navidad

No se incluyen en el cálculo:

  • Las gratificaciones extraordinarias o pagos entregados por el empleador como una liberalidad o materia de negociación colectiva, entre otros.
  • La bonificación por cierre de pliego.
  • Utilidades.
  • Costos o valor de las condiciones de trabajo (movilidad en ventas, viviendas en campamentos mineros, valor de la ropa y demás implementos de trabajo, entre otros).
  • Canasta Navideña o similar.
  • El valor de transporte (supeditado a la asistencia del trabajo y que incluye la movilidad de la vivienda a la oficina y viceversa).
  • La bonificación por educación, cumpleaños, matrimonio, nacimiento de hijos, y similares.
  • Los bienes entregados de la propia producción de la empresa (conservas, zapatos o cualquier otro que produzca la empresa).
  • Los vales de alimentos.

Gratificación navideña

Quizás muchas personas desean gastarlo todo en regalos, pero mejor hay que pensarlo bien. Sin ánimo de ser aguafiestas los expertos recomiendan ser prudentes con la “grati”.

Lo primero a tener en cuenta antes de gastar toda la gratificación durante la campaña navideña, es verificar el nivel de endeudamiento que se tiene en el sistema financiero y ver si esto puede generar complicaciones. Lo ideal es cancelar algunas deudas con parte de la gratificación, como las de consumo, que por su plazo más corto suelen implicar desembolsos mensuales más altos.

También es recomendable hacer un presupuesto de los gastos que realizarás y enumerar los gastos a futuro. La idea es administrar el dinero con eficiencia y determinar cuáles serán los principales gastos de diciembre, las necesidades futuras y si es posible reducir las deudas muy altas.

Otro dato a tomar en cuenta es que se debe destinar solamente el 25% de la gratificación a los regalos, la cena navideña y a los gastos de fin de año.  Y quizás el 20% de la gratificación puede ser servir para el ahorro y el 30% restante para pagar deudas.

Vía: rpp.pe

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments