Cómo hacer un balance general

Todo emprendedor necesita del balance general para demostrar que cuenta con las capacidades suficientes para lograr sus propósitos.

El balance general es un estado financiero conformado por un documento que muestra detalladamente los activos, los pasivos y el patrimonio con que cuenta una empresa en un momento determinado.

De ahí la importancia de que los emprendedores y los empresarios experimentados produzcan este reporte sobre la situación financiera de la unidad productiva en un momento determinado.

¿Para qué sirve?

Independientemente del giro de negocio, si una empresa necesita solicitar un crédito bancario, contratar proveedores, vender al gobierno o a una empresa grande, invertir en un inmueble, etcétera, va a necesitar del balance general para demostrar que cuenta con las capacidades suficientes para lograr sus propósitos.

Asimismo, al comparar el balance actual con los pasados, la mipyme puede tener una historia sobre su condición económica y saber cuáles han sido, por ejemplo, sus cambios de patrimonio, el manejo de sus deudas y el logro de sus metas financieras, entre otros aspectos. En pocas palabras, se trata de una herramienta para la planeación presente y futura.

¿Cómo se elabora?

El balance general se compone comúnmente de los siguientes elementos:

Activos:

*Activo corriente:

  • Efectivo en caja o bancos
  • Cuentas por cobrar
  • Inventario de mercancías
  • Pagos por adelantado

*Activo fijo:

Vehículos
Muebles
Equipos
Inmuebles
Terrenos

Te puede interesar: ¿Sabes qué es el balance de comprobación?

Pasivos:

*Pasivo corriente:

  • Cuentas por pagar
  • Impuestos sobre ventas
  • Impuestos sobre salarios
  • Sueldos devengados
  • Ingresos no percibidos
  • Pagarés por pagar a corto plazo
  • Préstamos bancarios por pagar a corto plazo

*Pasivo no corriente:

  • Pagarés por pagar a largo plazo
  • Hipotecas por pagar

Patrimonio:

  • Las aportaciones hechas por los socios o los accionistas
  • Utilidades obtenidas

¿Con qué frecuencia se elabora?

En el caso de una mipyme, se recomienda que el balance general se realice cada semestre. Uno en el mes de junio, para tener un corte preliminar del año, y otro en diciembre para obtener un panorama al cierre del ejercicio, lo que permitirá tomar decisiones con miras al año siguiente.

Vía: Entrepreneur

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL