Cómo negociar con el banco cuando no se puede pagar la hipoteca

¿Has tenido alguna reducción en tu sueldo? ¿Te quedaste sin empleo? ¿O simplemente no tienes el dinero para pagar tu crédito hipotecario?

prestamos-hipotecarios

Cada vez más son las personas que tienen problemas para pagar la cuota de la hipoteca. En estos casos, es mejor tener una actitud proactiva con el banco y buscar acceder a una de las alternativas que ofrecen las entidades en estos casos.

Así que a continuación te presentamos varias opciones para que reestructures la hipoteca:

1. Analizar las finanzas

Ante todo se debe hacer un análisis de las finanzas, para conocer en qué rubros se podrían disminuir los  gastos. Si después de este análisis se descubre que será muy difícil cubrir la mensualidad del crédito, hayque acercarse al banco o institución financiera que haya otorgado el crédito y tratar de llegar a un acuerdo.

2. Hablar con la institución bancaria

Hay que demostrar que la situación económica actual no es la más favorable por lo que se pueden presentar los documentos que se consideren necesarios como estados de cuenta, recibos de nómina, etcétera. Asimismo, hay que acompañarlos de un escrito en donde se manifieste por qué se está solicitando esa reestructuración, además de una proyección de qué pasaría si la situación sigue igual. Explicarle al banco que no se desea caer en mora.

3. Mejorar las condiciones del crédito

Actualmente existe la posibilidad de mudar el crédito a otra institución bancaria que ofrezca una mejor tasa de interés, un plazo más largo con un pago menor, e incluso la de anticipar pagos sin penalización. Se debe consultar con el banco si se está en condiciones de tomar esta opción. No olvidar de revisar los términos y condiciones que se tendría que cumplir en caso que otra institución tome el crédito, así como los costos adicionales relacionados con dicha transacción.

Te puede interesar: 5 consejos para que consigas mejores hipotecas

4. Concesión de un periodo de carencia

La otra opciónes la concesión de un periodo de carencia sobre la devolución del capital. Esto significa que, durante este periodo, el hipotecado sólo pagará los intereses del préstamo. Algunos bancos, como BBVA, han llegado a incorporar esta opción en todas sus hipotecas. Los préstamos para vivienda de la entidad incorporan la posibilidad de aplazar hasta el 30% de la devolución del capital al vencimiento, o pedir una carencia de hasta 36 meses. Inclusos, durante 18 meses puede haber una moratoria sobre los intereses, de los que se pagará sólo el 50%.

5. La dación en pago

No siempre la negociación desemboca en una fórmula que permita al cliente seguir pagando y mantener su vivienda. Si esto no ocurre, la solución menos traumática para el deudor es la dación en pago.

Y esto porque sino se pueden responder con los pagos de los préstamos hipotecarios, el deudor debe responder sobre la deuda contraída no sólo con la vivienda puesta en garantía, sino también con todos sus bienes e ingresos futuros.
En cambio, con la dación en pago, que por ejemplo se utiliza en Estados Unidos, establece que la deuda con el banco esté saldada con la entrega de la vivienda.

Vía: dineroenimagen.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados