¿Cómo piensa pagar la universidad de sus hijos?

estudiantes-universitarios

Como todas las inversiones en la vida, la educación universitaria o técnica que siga su hijo debe ser perfectamente planificada financieramente. Salvo que quiera obtener deudas cuantiosas. Si no es el caso (esperemos que no), lo mejor es ir pensando en cómo obtener el dinero para la universidad de los hijos desde que ellos están en el colegio. ¿Aún no ha pensado cómo hacerlo? No se preocupe, aquí hay una fórmula sencilla para que vaya ahorrando algo de dinero desde ahora:

Costo de universidad a la que piensa ir su hijo:                 ______________

Porcentaje de los costos que le gustaría pagar

Suscríbete a nuestro boletín informativo


(pensando en las becas o la ayuda de su propio hijo):    X ___________%

Primer concepto multiplicado por el segundo:                 =  ____________

Número de meses que cursará la universidad:                  / _____________

Tercer concepto dividido entre el cuarto:                           = ______  por mes

Este último renglón es lo que aspira a pagar. Aunque antes de hacer una elección de universidad o de carrera profesional, hay que tener presente algunos puntos para no caer en desbalance financiero:

  • Converse con su hijo, y póngale al tanto de su capacidad financiera. No vaya a suceder que elija una universidad que está fuera de su alcance. Afortunadamente, la oferta de educación en nuestro país es muy diversificada, y existen precios económicos.
  • Si su salario no le permite ahorrar lo suficiente como para costear la universidad de sus hijos, evalúe pedir un préstamo educativo a alguna institución financiera. Eso sí, la única forma que se lo den es que haya mantenido un registro impecable con los bancos.
  • También existe la posibilidad de solicitar un préstamo en contra del patrimonio, en caso aún esté pagando el inmueble en el que vive. Este préstamo se enfoca en el valor de mercado del inmueble menos la deuda pendiente de su préstamo hipotecario. Por lo general, las tasas de interés son razonables.
  • Hable con su hijo y encamínelo a estudiar esforzadamente, para poder obtener una beca. Esta puede ayudarlo sustancialmente, en algunos casos extraordinarios hasta en un 50% de la inversión total de la educación universitaria. Todas las universidades particulares la ofrecen.
  • El que su hijo trabaje durante sus vacaciones universitarias o durante los meses de estudio no es un castigo, es más bien, una buena forma de enseñarle sobre administración personal financiera. Así, él o ella verán que lo conseguido también se alcanzó gracias a su propio esfuerzo.

Después de todo lo expuesto, ¿ya está pensando cómo va a solventar la educación superior de sus hijos?

Vía: “Finanzas personales” por Eric Tyson

Artículos Relacionados

comments