¿Cómo puedes dejar de trabajar a los 40? Te lo revela alquien que lo ha conseguido

Existe un movimiento creciente de jóvenes retirados que están sacudiendo los convencionalismos: no nacieron millonarios, no se ganaron la lotería, pero ya se han jubilado.

La mayoría de las personas creen que jubilarse a los 40 años es algo que solo logran ganadores de lotería, celebridades, herederos y empresarios de tecnología.

Pero hay personas comunes y corrientes ya retirados que han sacudido los convencionalismos: no nacieron millonarios ni se ganaron la lotería. Bueno; esta es la historia de Barney Whiter, de 47 años, que te va a sorprender.

Renunció a su trabajo en una importante empresa corporativa para vivir de sus ahorros en una época en que criaba a sus tres hijos de 11, 14 y 16 años en una casa con seis habitaciones en Farnham, Inglaterra.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Lo cierto es que este hombre es parte de un creciente movimiento mundial llamado Financial Independence, cuyos participantes hacen lo necesario para liberarse de la preocupación por el dinero.  Precisamente, un nuevo programa en Channel 4 que se llama ‘Cómo dejar de trabajar a los 40‘, es uno de los más sintonizados donde ofrecen consejos e inspiración a las familias que están en camino hacia su libertad financiera a las que ya existen.

Tener su propia vida

Mientras que algunos de los consejos pasan por revisar cada céntimo o dejar de comprar regalos en Navidad, no son suficientes en sí mismos para hacerse rico, por lo que el enfoque de Writer se centra más en cómo se puede llevar un buen estilo de vida de clase media sin el dolor de trabajar cada día hasta jubilarse.

“No he vivido como un monje pero una vez que tuve hijos, mi perspectiva de vida cambió totalmente y cualquier persona con formación financiera y que esté familiarizada mínimamente con la contabilidad puede ver si su estilo de vida se infla constantemente y nunca puede lograr la independencia con ese salario”, asegura.

Por otra parte, Writer, que ahora escribe un blog sobre ahorro, comenta que “no podía dejar de pensar en lo que uno ganaría si guardara su salario integro. El interés compuesto es la fuerza más poderosa del universo”. Además, recuerda que sus padres se vieron afectados en los años 80 por los intereses bancarios.

“Ellos tenían una hipoteca muy grande y estuvieron apretados hasta el final. Puedo recordar que cancelaban sus vacaciones, dejaron de comprar el periódico o mi padre empezó a preparar su propia cerveza. Tuve la conciencia de que quedarse sin dinero es un problema y pedir prestado es peligroso”, señala.

Te puede interesar: Plan de 5 pasos para jubilarse a los 50 años

Después de estudiar Economía en la Universidad de Nottingham, se formó como contable en Coopers & Lybrand y más tarde encontró trabajo en Londres en una importante consultoría. Pero en lugar de adoptar el enfoque de la vida de la ciudad, Writer hizo caso a sus instintos y alquiló una casa en Bethan Green, que entonces era una zona peligrosa a la que iba en bicicleta.

Luego, junto a su esposa se trasladaron a una casa que tenían en propiedad, un pequeño piso que compraron en 1996 en Battersea, un movimiento que ha habían planeado por la proximidad de excelentes escuelas públicas. Pagaron su hipoteca a los 32 años, lo que provocó ciertos momentos de tensión:

“Mi mujer es más ‘normal’ que yo y siempre me preguntaba si quería ser el más rico del cementerio. Pero siempre me he mantenido fiel a mis creencias, hay una recompensa en el aplazamiento de la gratificación, es la mentalidad de un corredor de maratón, soportas la incomodidad para poder ganar la carrera“, explica.

Planes de ahorro

No revela su salario (excepcional para un profesional de clase media en Londres) pero invirtió el 55% de sus ingresos en planes de ahorro. Su cuenta ha ido creciendo cerca del 12% anual durante los últimos 19 años. Al principio no podían tocar los fondos y el dinero estaba congelado, pero los intereses crecían cada seis años. “Esto puede parece bastante aburrido durante los primeros años, pero después es como una bola de nieve que va creciendo en velocidad y tamaño, se vuelve muy interesante”, asegura.

Así que llegado a los 43 años, Writer se dio cuenta de que había ahorrado lo suficiente a lo largo de los años para no tener que trabajar de nuevo, por lo que decidió jubilarse. Y es esto lo que fue realmente es duro. “Estuve un año hasta que me conciencié de que no tenía que ir a trabajar. Cuando la gente decía que no puede dejar de trabajar, no me lo creía, pero es real, tenía esa necesidad”, confiesa en la entrevista.

Ahora encuentra la satisfacción en pasar más tiempo con sus hijos, montar en bicicleta y asesorar a otros que quieran lograr lo mismo. Ellos viven de los dividendos de sus ahorros aunque  su esposa Claire (anteriormente madre a tiempo completo) ha retomado un trabajo como contable en una empresa local.

Sus consejos

Lo primero que se debe hacer, según Whiter, es saber el porcentaje de los ingresos (después de pagar los impuestos) para invertir y ahorrar. “Si se puede depositar el 50%, en 19 años sin tocar ese fondo, podrás decir adiós al trabajo. Si lo haces al 75%, lo conseguirías en 7 u 8 años. Obviamente, es más fácil ahorrar medio salario sin estás ganando cien millones que si ganas veinte pero mucha gente que gana más que yo y que vive en la ciudad, siguen trabajando y yo no”, asevera.

Además, asegura que en primer lugar hay que considerar algunas decisiones acerca del estilo de vida: ¿tienes un trabajo que te gusta o uno que esté bien pagado?, ¿necesitas coche o es mejor ir en transporte público? ¿se quiere tener hijos?

“Después de eso, aún puedes tener una buena vida. Solo tienes que ser inteligente. Mirar y valorar las opciones. Tener una actitud ahorrativa con todo y pensar: ¿cómo podría reducir el coste? Esto hará que tus ahorros crezcan y tu estilo de vida mejore“, concluye finalmente Writer.

Vía: MSN

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P