¿Cómo saber si tu empresa está en “números azules”?

Para mantenerse en marcha, una empresa debe alcanzar un adecuado nivel de capital de trabajo que se determina mediante una fórmula elemental que aquí explicamos.

El capital de trabajo está constituido por el efectivo y los activos líquidos disponibles para financiar el “día a día” de una empresa: las cuentas por cobrar de los clientes; el mantenimiento de inventarios; pagar a proveedores, etc.

Se calcula mediante la diferencia entre el valor de los activos disponibles para la operación del negocio, y el valor de los pasivos (deudas, créditos), siempre medidos en el corto plazo.

Esta operación permite determinar si un negocio puede cumplir con sus obligaciones y por cuánto tiempo. Y aquí es importante retener la siguiente fórmula:

Capital de trabajo = activo corriente – pasivo corriente

Primer paso: calcular los activos corrientes

Son activos corrientes aquellos que la empresa convertirá en efecto en el lapso de un año. Incluyen dinero en efectivo y otras cuentas a corto plazo. Entre ellos se considera: cuentas por cobrar, gastos prepagados e inventario. Esta información suele incluirse en el balance general de la empresa, dentro del rubro activos corrientes a manera de subtotal.

Si el balance general no considera dicho rubro, se puede ubicar los componentes del mismo en aquellas cuentas que cumplan con su definición, para elaborar un subtotal. Posteriormente, se suman las cifras de los rubros bajo las denominaciones “cuentas por cobrar”, inventario y efectivo, y equivalentes.

Segundo paso: calcular los pasivos corrientes

Los pasivos corrientes son los que deben pagarse al cabo de un año. Están incluidos las cuentas pendientes, los pasivos acumulados y los bonos por pagar a corto plazo.

En el balance general debe existir un subtotal de pasivos corrientes. De no ser así, se puede reunir la información ubicando y sumando los pasivos indicados. Estos se encuentran como deudas y provisiones, impuestos por pagar y préstamos a corto plazo.

Te puede interesar: Conoce las claves para llevar una buena Contabilidad en tu empresa

Tercer paso: calcular el capital de trabajo

Este es el más simple de todos. Tal como dicta la fórmula, solo se hace una simple resta: el total del pasivo corriente menos el total del activo corriente.

Para mayor entendimiento, el siguiente ejemplo: Una empresa tiene S/ 100,000 en activos corrientes y S/ 48,000 en pasivos corrientes. El capital de trabajo de esta compañía será de S/ 52,000.

De esta forma, la empresa en cuestión estará en la capacidad de pagar todos sus pasivos corrientes. Tras ello, todavía tendría efectivo como para realizar inversiones, financiar operaciones, pagar parte de su deuda a largo plazo, o distribuir dinero entre sus accionistas.

Pero si, en cambio, los pasivos corrientes superan a los activos corrientes, la empresa estará en problemas. En otro ejemplo, si una empresa tiene activos corrientes de S/ 200,000 y pasivos corrientes de S/ 240,000, presentará un déficit de capital de trabajo de S/ 40,000.

Ante un escenario así, la empresa no podrá cumplir sus obligaciones actuales, ya que se encuentra en riesgo de quedar insolvente. Para salvar esta situación, necesitaría algún financiamiento a largo plazo que le permita cubrir la diferencia, o vender activos de largo plazo como un inmueble.

Por ello resulta primordial contar con los recursos suficientes para financiar el crecimiento de la compañía, y distribuir las utilidades de forma atractiva para los accionistas.

Vía: esan.edu.pe

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados