¿Cómo se clasifican los estados financieros?

Toda empresa necesita de un informe o registro para tener constancia de las diferentes actividades económicas que realizan las mismas, además de las modificaciones que en un periodo determinado puede presentar.

Los estados financieros suelen ser utilizados por los socios, propietarios y acreedores para estar al tanto del desempeño de la empresa y la situación económica en la que se encuentre.

Lo que se plasme en el documento debe ser de fácil entendimiento para cualquier persona, se puede implementar el uso de notas de ser necesario, con el fin de hacer más fácil la comprensión de temas complejos. La estructura debe seguir las normas contables, para que de esa forma se pueda comparar la información con diferentes periodos y organizaciones.

De tal forma que los estados financieros se clasifican en: de propósito general y  de propósito especial.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Estados financieros de propósito general

Estos estados son aquellos que se preparan al cierre de un período para ser conocidos por usuarios indeterminados, con el ánimo principal de satisfacer el bien común del público en evaluar la capacidad de un ente económico para generar flujos favorables de fondos. Se deben caracterizar por su condición, claridad neutralidad y fácil consulta. Son estados de propósito general:

Estados Financieros Básicos: son el Balance general, el Estado de resultados, el Estado de cambios en el patrimonio, el Estado de cambios en la situación financiera (origen y aplicación de fondos) y el Estado de flujos de efectivo.

Estados financieros consolidados: son todos aquellos que presentan la situación financiera, los resultados de las operaciones, los cambios en el patrimonio y en la situación financiera, así como los flujos de efectivo, de un ente matriz y sus subordinados, o un ente dominante y los dominados, como si fuesen los de una sola empresa.

Te puede interesar: Video Tutorial – Cómo realizar una auditoría de Estados Financieros

Estados financieros de propósito especial

Son aquellos que se preparan para satisfacer necesidades específicas de ciertos usuarios de la información contable. Se caracterizan por tener una circulación o uso limitado y por suministrar un mayor detalle de algunas partidas u operaciones.

Son Estados de Propósito Especial:

Balance Inicial: Al comenzar sus actividades, todo ente económico debe elaborar un Balance General que permita conocer de manera clara y completa la situación inicial de su patrimonio.

Los Estados Financieros de Períodos Intermedios: Son aquellos Estados Financieros Básicos que se preparan durante el transcurso de un período para satisfacer necesidades de los administradores, de las autoridades que ejercen inspección vigilancia o control.

Los Estados de Costos: Son aquellos que se preparan para conocer en detalle las erogaciones y cargos realizados para producir los bienes o prestar servicios de los cuales un ente económico ha derivado sus ingresos.

El Estado de Inventario: Es aquel que debe elaborarse mediante la comprobación en detalle de las existencias de cada una de las partidas que existen en el Balance General.

Los Estados Extraordinarios: Son los que se preparan durante el transcurso de un período como base para realizar ciertas actividades. La fecha de los mismos no puede ser anterior a un mes a la actividad o a la situación por lo cuál fue preparado.

Los Estados de Liquidación: Son aquellos que debe presentar un ente económico que ha cesado sus operaciones, para informar el grado de avance del proceso de realización de sus activos y cancelación de sus pasivos.

Vía: Gestiopolis.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments