Cómo una joven logró ahorrar 23 mil dólares en un año

Una periodista británica logró ahorrar tal cantidad de dinero al renunciar a muchos gastos: no comprar ropa, no salir a bares, nada de vacaciones, ninguna salida al cine, ni siquiera tomar taxi o autobús y jamás pedir prestado dinero.

El 26 de noviembre del 2015, Michelle McGagh escribió en The Guardian acerca de su resolución de no comprar nada, puesto que se dio cuenta que había gastado aproximadamente 350 dólares solo en café en el transcurso del año.

Y como periodista financiera decidió decirle a la gente cómo ahorrar y dejar de estar gastando dinero en todo tipo de tonterías. Entonces decidió hacer un experimento y durante un año sólo compró lo más necesario y limitándose con pocas cosas: vestía lo que había en su armario, se transportaba en bicicleta, comía solo comida casera sencilla. Y logró ahorrar 23 mil dólares en un año.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Durante el curso de esta aventura, ella continuó escribiendo en el periódico donde trabajaba acerca de su progreso y relató lo difíciles que fueron los seis primeros meses. En efecto; el inicio fue complicado porque intentaba vivir igual que antes, en lugar de intentar cosas nuevas y descubrir que sí es posible tener una vida plena –social y económicamente– con un presupuesto muy limitado. Además, la experiencia también le sirvió para fortalecer amistades y conocer nuevas personas.

También confesó que el no comprar la ha ayudado a mejorado su bienestar y calidad de vida y, luego de terminar su reto, decidió a escribir su historia y plasmarla en el libro The No Spend Year, que salió a la venta el pasado 12 de enero.

Los gastos que conservó:

  • Hipoteca, servicios públicos, seguro de salud, ayuda a la familia, obras de caridad, Internet y teléfono móvil. Esto me costaba menos de 2 mil dólares al mes.
  • Los productos cosméticos de primera necesidad: champú, pasta dental, desodorante, etc. Detergentes para el hogar. Gastos en alimentos necesarios para la preparación de alimentos. A todo esto le destinábamos 35 humildes dólares a la semana.

Te puede interesar: Cómo ahorrar dinero de forma exitosa sin cometer estos 5 errores

Se abstuvo de lo siguiente :

  • Entretenimiento y diversiones: ir al cine, a los restaurantes, comprar comida para llevar, café en cafeterías, viajes de vacaciones. Cualquier tipo de golosinas de supermercado.
  • Gastos en el gimnasio.
  • Ropa nueva, perfume, cosméticos decorativos, corte de cabello con un estilista.
  • Gastos en transporte: taxi, boletos de autobús, metro, etc.

En vez de eso empezó a:

  • Ir a todos lados en bicicleta: al trabajo, a los encuentros sociales o incluso fuera de la ciudad.
  • Hacer días de campo en parques, viajar con una tienda de campaña, buscar exhibiciones y conciertos gratuitos.
  • Comer comida casera más sencilla, evitando incluso los chocolates.
  • Entrenarse en casa (aunque andar cada día en bicicleta le sustituía la mayor parte de los entrenamientos).

“Hubo otras desventajas, claro. Me hacían falta nuevas comedias y blockbusters en el cine y reuniones con mis amigos en una cafetería. Sin el estilista, mi peinado se volvió caótico. También hubo momentos incómodos cuando nos invitaban a algún lugar y llegábamos con las manos vacías: no nos permitíamos comprar una botella de vino. Pero, en agradecimiento por comidas y cenas, les lavaba toneladas de platos a mis amigos”, señaló en una entrevista.

Bueno, nadie tiene que pasar un año completo sin gastar un solo centavo, pero tomar conciencia de las compras nos puede llevar a vivir de una manera más sencilla y plena, sin alarmarnos cuando nos llega el estado bancario y sin esperar la quincena preocupados porque usamos todo el pago para saldar cuentas.

El ejemplo de Michelle McGagh es uno que todos deberían seguir, pero, ¿estarías dispuesto a aceptar el reto?

Vía: expoknews.com / genial.guru

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P