Conoce las diferencias entre las tasas pasivas y activas

Es importante familiarizarse con estos tipos de tasas de interés para entender adecuadamente y extraer el mayor provecho para la toma de decisiones financieras.

Las instituciones financieras utilizan varios términos relacionados a las acciones y operaciones que ejecutan como actividad comercial. Entre ellos están la tasa de interés pasiva y activa.

Y se pudiera decir, son el fundamento del mercado de dinero, a razón de que indican distintas perspectivas de cómo obtener beneficios. En ese sentido, es importante familiarizarse con estos tipos de tasas de interés (pasiva y activa) para entender adecuadamente y extraer el mayor provecho para la toma de decisiones financieras.

¿Qué es la tasa de interés?

Antes de entrar de lleno en el tema de la tasa de interés pasiva y activa, es conveniente definir ¿qué es una tasa de interés?

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Es el costo del dinero en el tiempo, esto porque el dinero, como producto comercial, tiende a devaluar su poder adquisitivo. Teniendo como consecuencia que su capacidad de obtener bienes y servicios sea menor.

Esto se explica de forma más simple de la siguiente manera. Haga un ejercicio mental en donde ubique un monto de dinero e identifique una serie de artículos que pueda comprar con él. Ahora transporte ese mismo monto hacia el pasado, quizás algunos 2 o 5 años, y se dará cuenta que se podía adquirir más cosas antes que lo que puede hacer ahora.

Todo esto es fruto de la devaluación del dinero; y es lo que mueve la creación de la tasa de interés. Para, en cierta medida, compensar el proceso de depreciación que sufre el dinero. En ese sentido, la creación de la tasa de interés abre paso a la tasa de interés pasiva y activa.

Tasa de interés pasiva y activa

La tasa de interés pasiva y activa representan dos perspectivas distintas de cómo se comercializa a través de las instituciones financieras. Más específicamente, en aquellas cuyo producto es el mismo dinero, como por ejemplo, bancos comerciales, financieras, asociaciones de ahorros y préstamos, cooperativas, etc.

Por lo que para entender el funcionamiento de la tasa de interés pasiva y activa, tenemos que partir del principio de que el dinero es un producto y que como tal, para ser comercializado, se requiere de un ofertante y un demandante; o de un comprador y un vendedor.

En ese sentido, hablar de tasa de interés pasiva y activa, es hacer alusión a dos perspectivas, en este caso, las mismas que se ven en la de un comprador y un vendedor. Al mismo tiempo es necesario entender el término pasivo y activo.

Te puede interesar: ¿Qué entidades financieras han subido sus tasas de interés para captar depósitos CTS?

Tasa de interés pasiva: representa los compromisos de inversión que asume por parte de sus clientes. En otras palabras, cada vez que una persona abre un certificado de depósito, o bien una cuenta de ahorros, o cualquier otro producto que implique un retorno, se torna en una deuda u obligación financiera para la institución, a razón de que debe pagar intereses por el dinero que está adquiriendo, durante un período determinado.

Tasa de interés activa: mientras que la tasa de interés activa es lo opuesto a la pasiva. A razón de que, como definimos, todo activo representa un bien, tangible o intangible, que se utiliza para obtener algún tipo de beneficio. Por lo que, cada vez que una institución financiera emite una deuda a alguien entonces recibe el beneficio de la tasa de interés que tiene que pagar dicha persona o empresa durante el período del préstamo.

Vía: finanzasyproyectos.net

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P