Me conocen como gastador, ¿por qué?

compradora-compulsiva

Si alguna vez te han llamado gastador, es momento que tomes cartas en el asunto. No te decimos que encares a quin te lo dice, sino que cambies tus hábitos financieros. Ser considerado como un gastador puede ser orgullo para algunos, pero no lo debe ser para ti. ¿Qué es ser un gastador? No es aquél que compra más que los demás, es quien compra lo mismo que los demás pero a un mayor precio. ¿Te sucede eso? ¿Cuáles son los pasos para un cambio en tu vida?

LOS GASTOS COTIDIANOS

  • No dejes los aparatos eléctricos encendidos o en stand by. Imagínate cuánto podrías ahorrar si te dignaras en apagar cada artefacto cuando no lo vas a usar.
  • No apagues y prendas la luz constantemente. Más que al estrictamente permanecer prendido, la energía se consume más rápido si tienes la mala manía de jugar con el interruptor.
  • Si cuentas con aire acondicionado, utilizarlo solo en los días de frío o calor excesivo. Durante los días comunes y corrientes, abre las ventanas y deja que un poco de aire fresco ingrese a tu hogar.

LOS GASTOS DE SERVICIOS

  • No te afilies a un sistema de telefonía fija o móvil solo porque tus amigos están en la misma compañía. Averigua a través de Internet cuál es la compañía que ofrece los planes más ventajosos para tu bolsillo.
  • Lo mismo ocurre con el Internet casero o móvil. Hay diversas opciones. Y, por supuesto, si también deseas contar con cable, existen dúos o tríos que pueden ayudarte a reducir tus pagos mensuales.

LAS COMPRAS DE LA SEMANA

  • ¿Por qué te limitas a comprar en la tienda de la esquina o en el supermercado más cercano? Recorre un poco tu distrito, encontrarás ofertas más favorables para tu economía.
  • Nunca compres los envases o envoltorios pequeños. Son los que terminan saliendo más caros. Compra siempre los más grandes, salen mucho más cómodos, al final. Saca una cuenta de cuánto arroz, detergente, jabón, etc. necesitas al mes y compra de una sola vez.

LOS GASTOS DE COMIDA

  • Como buen trabajador que eres, seguramente comes fuera de casa. Claro, que siempre optas por el restaurante más cercano a tu trabajo, que no siempre es el más barato. Puedes buscar otro cercano que te permita ahorrar un sol diario. Ahora, imagina cuánto te ahorrarás a fin de año.
  • Si vas a comer algo entre el desayuno y el almuerzo, no lo compres en la cafetería más cercana. Prepara algo en casa antes de ir a trabajar, un pan con pechuga de pollo, unas frutas enteras, y degústalo cuando quieras.

¿Sigues todos estos tips en tu vida diaria? ¿O pretendes seguir siendo un gastador?

Vía: dinaru.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion