Cuando la inversión se convierte en una apuesta

inversionista-frustrado

Cuando pensamos en invertir, consideramos obtener un rédito al término de nuestra operación. Cuando pensamos en apostar, esperamos un rédito al igual que en la inversión, solo que ésta tiene un grado exiguo de seguridad y depende menos de nosotros. Cuando va a una sala de juegos, puede ganar una o dos veces en su mesa, pero lo más probable es que pierda la mayoría de veces. El hecho es éste: la sala de juegos es un negocio, y está hecho para que la casa gane. En el terreno de la inversión, nunca debemos actuar como si fuéramos apostadores. Y existen activos financieros que se acercan más a los clásicos tragamonedas que a activos rentables a futuro.

Veamos algunos de estos activos financieros, tal vez conocidos o desconocidos por usted, que pueden terminar siendo una especie de ruleta rusa si desconoce en gran medida el mercado bursátil:

Futuros Financieros

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Un futuro es un compromiso establecido en la Bolsa entre dos partes, un comprador y un vendedor, quienes establecen un acuerdo a futuro para comprar o vender bienes o valores, pero con el precio de estos en la actualidad. Por tanto, puede ganar como puede perder. Usted no sabe lo que sucederá en el futuro con el precio del bien. Quizás termine vendiendo un valor a precio regalado. Puede ser su peor decisión financiera si no conoce bien el mercado en el que se mueve.

Hay algo más peligroso en cuanto a la inversión en futuros. Los futuros son productos apalancados. El apalancamiento de estos activos produce, en el largo plazo, un mayor riesgo de pérdida y de ganancia para las partes contratantes. No es nada recomendable para un inversionista primerizo o intermedio.

Opciones Financieras

Al igual que los futuros, las opciones son una especie de contrato en la que una de las partes adquiere el derecho, mas no la obligación, de ofertar o vender un activo a un cierto precio en un momento futuro. El precio se determina en el momento del convenio entre las partes, dejando de lado las fluctuaciones del precio a futuro de dicho activo. Moneda o cara, las opciones de ganar o perder son las mismas para quien decide invertir en opciones.

Hay una forma segura de siempre ganar con las opciones. Y esta es: conocer de antemano el movimiento en los precios de dichos activos. Y para ello, usted necesitaría de información privilegiada otorgada por los sectores bursátiles en cuestión. Claro, que no nos falta decirle que es una operación completamente ilegal.

Así que téngalo presente: invertir no es arriesgar su dinero. Hay que asumir riesgos de forma inteligente y moderada. Averigüe qué otros instrumentos financieros dependen menos del azar y más del conocimiento bursátil, e invierta en ellos.

Vía: “Finanzas personales” por Eric Tyson

Artículos Relacionados

comments