¿Debo pagar todas mis deudas o no?

peligro-de-deudas

Imagínate que tienes una importante suma de dinero y tienes la posibilidad de sanear tus deudas o, por el contrario, la chance de realizar una inversión que ofrece una alta rentabilidad. ¿Qué eliges? Hay quienes toman el primer camino y otros, el segundo. ¿Quién está en lo correcto? Como todo en las finanzas, la decisión es relativa. Y ahora, descubrirás el porqué.

TASA DE INTERÉS VS. RENTABILIDAD ESPERADA

El primer factor a tomar en cuenta es la tasa de interés que nos genera nuestra deuda (o deudas) en comparación a la rentabilidad esperada (para eso hay que estar sumamente informado acerca de la variabilidad de los diferentes instrumentos). Digamos que aún estás pagando el crédito hipotecario de tu casa, a alrededor del 9% anual. Aún te quedan muchos años para pagar. Y te surge la oportunidad de invertir en acciones. Quizás revises el historial de las acciones de tu preferencia y te des cuenta que han tenido una rentabilidad que supera el 9% anual. ¿Invertirías o no?

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Por supuesto, que la rentabilidad en instrumentos financieros como las acciones no son 100% seguras. Puede ser que el primer, segundo año sean de vacas flacas. Pero, por regla general, las tendencias suelen superar los periodos de baja. Lo que sí no es para nada recomendable es que inviertas en algo que de antemano sabes que te va a generar menor rentabilidad que tu deuda actual. Algo que debes tener en claro es que tanto la inversión como la deuda son consideradas como riesgos, por tanto, opta por el riesgo que sea más satisfactorio para tu bolsillo.

TOLERANCIA AL RIESGO

Lo descrito líneas arriba no puede aplicarse a todos los inversionistas. Existen personas que no pueden dormir porque las deudas los consumen emocionalmente. En esos particulares casos, se debe pagar toda la deuda y recién después de ello, animarse a realizar algún tipo de inversión. Más vale una buena salud que una buena inversión.

Te preguntarás, ¿cómo sé si soy intolerable al riesgo? No todos se quedan sin dormir. Hay algunos que lo hacen apaciblemente. Sin embargo, existe un grupo importante de personas con deudas acumuladas que no pueden realizar sus actividades diarias normalmente, sienten que algo las atormenta, y no se percatan que es la deuda la que las carcome. Si tienes esos síntomas, eres intolerable al riesgo. Eso no es un delito ni una incapacidad, es parte de cada uno, y tienes que aprender de ello. Solo imagínate la cantidad de buenos inversionistas en el mundo que son tan intolerables al riesgo como tú.

Vía: proahorro.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario