El color financiero

Muchas personas no conocen cual es su color financiero,  tampoco saben cual es el peso indicado que tiene la palabra dinero, entonces es difícil para ellos tomar una correcta decisión en invertir, efectuar negocios o finalmente concretar alianzas estratégicas con socios que generen beneficios personales.

Si logramos entender cómo se debe actuar y sentir frente al dinero, se podrá obtener mayor provecho. Las decisiones financieras no solo se tratan de soles o billetes. Para algunas personas significa estatus, posicionamiento en la sociedad, estilo de vida, entre otros puntos.

La consultora Ganiyah Fajingbesi (España), analizó la mejor manera de tomar decisiones para ello propuso, dar a los gastos un color financiero para identificar el comportamiento del ser humano:

ROJO.- Identifica a una persona que no planifica sus gastos y su nivel deuda supera sus ingresos de manera constante.

AZUL.- Resalta a una persona, responsable que administra eficientemente su dinero. Planificando correctamente sus gastos y no se involucra en riesgos financieros que lamente en el corto tiempo.

VERDE.-Es una persona, que siempre tiene en mente poder invertir en algún negocio en mediano y largo plazo, o   realizar alianzas estratégicas para ver crecer sus ingresos.

AMARILLO.- Esta persona, que vive en un mundo irreal, es un gastador emocional y adquiere artículos de lujo para que su yo interno pueda satisfacerse y sentirse mejor.

GRIS.– Es la persona que no aspira a tener grandes cantidades de dinero, pero puede lograr ser un gran inversor ya que posee una gran cualidad ser muy paciente.

Según Fajingbesi, las personas poseen una mezcla de dos “colores financieros” en su vida. En tal sentido, es necesario que cada uno evalué que Color Financiero posee, de esta manera logrará identificar las  fortalezas y debilidades financieras para atacarlas y generar el éxito de nuestras finanzas. A continuación detallamos tres características importantes:

1. Elegir un co-fundador o socio

Una vez identificada tus grandes debilidades, podrás aliarte con nuevas personas que tengan las fortalezas que a ti te falten para equilibrar tus finanzas. Ejemplo: Si eres una persona que estas en la calificación azul, entonces podrás administrar tu presupuesto correctamente, pero más no podrán invertir en grandes cantidades de dinero, como suele hacerlo una persona del color verde, demasiada mesura puede dificultar el crecimiento de tu negocio. Si uno está claro que tiene una aptitud conservadora, podrás buscar un socio que te motive a arriesgar y hacer inversiones

2. Adaptar tu color a otro color financiero

Si eres una persona arriesgada que sabe hacer negocios y pero no eres muy paciente entonces, deberás igualar tus inversiones al tipo de proyectos que estén de la mano con tus acciones financieras. Si eres una persona “gris” podrías considerar poner tu dinero a trabajar en proyectos comunitarios y de desarrollo económico debido a que tus retornos de inversión serán lentos y pocos, pero irán orientados con tus objetivos.

3. Impedir caídas financieras

Es necesario lograr estar identificado con uno mismo, para ello es necesario analizarse y conocerse a sí mismo, de esta manera no tendrás caídas financieras. Ejemplo: Si una persona de color verde desea invertir en acciones de valores que no tienen buen futuro o sus rentabilidad son muy bajas, entonces deberás lograr un equilibrio sumándote con una persona de color azul para estar equilibrados y que tu dinero no corra riesgo y tener la certeza de que tus inversiones te otorgaran mejores frutos en el tiempo.

Finalmente, para sobrevivir en esta vida que es un juego financiero, tenemos que articular muchos colores, planificar correctamente nuestros gastos y mirar bien donde vamos a invertir, el resultado será de una buena toma de decisiones.

¿Y tu en que color financiero estas ubicado?

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion