El uso de una cuenta corriente y cheques

cheques

cheques

Los bancos ofrecen muchos productos y servicios a sus clientes. Es probable que la cuenta corriente sea el más uses pues es la manera más sencilla para pagar cuentas como el alquiler, realizar compras o pagar los gastos de servicios públicos.

Las cuentas corrientes te permiten realizar operaciones por escrito o de forma electrónica. Cuando deposites un cheque o efectivo en este tipo de cuenta, la cantidad se acredita a la cuenta podrás acceder a este saldo pudiendo transferirlo todo o parte del dinero a una cuenta distinta.

Si usted deposita un cheque a su cuenta corriente es probable que este monto esté habilitado al día siguiente.  En algunos casos, cuando son cheques de otras ciudades o por grandes cantidades, quizá debas esperar hasta cinco días hábiles para que se acrediten los montos en la cuenta.

El banco no pagará un cheque si es que no hay suficiente dinero en la cuenta para cubrir la cantidad por la que lo emitió. Es probable que el banco te cobre también importes (como el ITF) por determinado tipo de operación y también a la persona o empresa que depositó el cheque.

Algunos bancos pueden ofrecerte protección contra el sobregiro. Esto se logra a través de unas líneas de rédito especiales que paga los cheques con préstamos cuando no tiene disponible el dinero suficiente. Claro, habrá que pagar intereses por dichos préstamos, pero así evitarás la verguenza y el problema del rebote de tus cheques.

Vía: es.yourmoneycounts.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion