¿En qué activo financiero debo invertir?

decisión-al-momento-de-invertir

La historia de una rentabilidad segura no acaba cuando toma la decisión de invertir en activos financieros. Solo es el primer paso. Es ahí cuando surge el momento de preguntarse: ¿En qué debo invertir? Lo primero que se le ocurrirá será analizar los datos de los últimos años sobre la rentabilidad de los activos en los que piensa invertir. Sin embargo, la rentabilidad no es el único factor en juego en el terreno de la inversión.

La rentabilidad de un activo con respecto a otro pasa a segundo plano cuando usted se realiza las siguientes preguntas:

  • ¿Para qué estoy invirtiendo ese dinero?
  • ¿Cuándo será la fecha límite de esa inversión?
  • ¿Cuál es la volatilidad histórica de ese activo financiero?

Una vez que haya delimitado su horizonte de inversión, recién podrá observar con detenimiento la rentabilidad histórica de los diferentes activos de inversión. Por ejemplo, si se ha planteado seguir una maestría o especialización dentro de dos o tres años, lo correcto sería ahorrar en una cuenta de depósito a plazo o invertir en bonos públicos o privados. Estos instrumentos permiten obtener una rentabilidad baja o promedio, pero con la seguridad de que en ese corto periodo de tiempo, tendremos un capital mayor al inicial invertido.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Pero si es de los que piensa a futuro, tal vez comprarse un departamento de aquí a diez o quince años, o tal vez, ahorrar para su jubilación por cuenta propia, lo más sensato sería invertir en acciones. Estos activos permiten obtener una mayor rentabilidad a largo plazo, en comparación con los bonos y los depósitos a plazo.

Hay un tema sobre el que queremos incidir, ese el del mentado riesgo en las inversiones. ¿Puede un depósito a plazo ser más riesgoso que una inversión en acciones? Por supuesto que sí. ¿No me cree? Pongamos el siguiente caso: ha decidido poner su dinero en un depósito a plazo por cinco años en un banco al 4% de interés. Sin embargo, durante esos años, el nivel de inflación ronda el 4% anual. ¿Habrá ganado algo? Tendrá más dinero, pero podrá comprar la misma cantidad de bienes que hace cuatro años. Todo activo financiero contrae un riesgo, es algo que debe asumir.

Dos consejos finales sobre la inversión en activos:

  1. No invierta todo su dinero en un único activo. Diversifique su cartera de inversiones, y así evitará que la volatilidad juegue en su contra.
  2. Liquide de una vez por todas sus deudas de consumo. ¿Cómo pretende ganar con su inversión si las tasas de interés de sus deudas de consumo superan a la rentabilidad que le otorgan sus activos? Si quiere beneficios, comience por extirpar ese tipo de deudas.

Vía: “Finanzas personales” por Eric Tyson

Artículos Relacionados

comments