Esta es la regla del 50-20-30 para ahorrar dinero en casa

Esta es una nueva forma sencilla de ahorrar, pues  permite conocer tus gastos en todo momento, y saber cuánto dinero dedicas a ahorrar.

El presupuesto familiar es clave para tener equilibrio en las finanzas domésticas. Y hay que pensar en el ahorro como una cuestión que depende tan solo del dinero que ganamos.

Y esto es lógico: si nuestros ingresos son muy bajos, es probable que nos veamos obligados a destinar la mayor parte de ellos a lo básico (comida, casa, etc.). Si cobramos un poco más, quizá nos permitamos algún que otro capricho y dejaremos eso de ahorrar para épocas mejores.

Precisamente, para ahorrar dinero en el presupuesto familiar, destaca una de las reglas que ayudan a organizarnos económicamente : la del 50-20-30 que, como toda fórmula con números y porcentajes, tiene un atractivo innegable.

La ecuación es muy sencilla: el 50% para los gastos básicos, el 20% para ahorros y el 30% para los gastos personales. La creadora del sistema es Elizabeth Warren, profesora de Harvard, y lo expuso en su libro ‘All Your Worth: the Ultimate Lifetime Money Plan’, coescrito junto a su hija Amelia Warren Tyagi.

De lo que se trata es de separar en tres áreas tres tipos de gastos y dedicarle a cada uno el 50%, el 20% y el 30% del total de su cheque, es decir, lo que cobra después de impuestos. Estos son los grupos.

1. Gastos fijos, el 50%

La mitad del dinero del sueldo tienes que destinarse a gastos básicos. Estos se van en la renta, las facturas, la comunidad, la cesta de la compra del mes, etc. Son gastos que se tiene que llevar a cabo sí o sí. Por eso abarcan el 50% del sueldo, para prevenir. Si  sobra dinero, mucho mejor. No hay que gastar en cosas innecesarias y se debe sumarse al siguiente porcentaje.

Te puede interesar: 10 sitios webs de ahorro para aliviar tu maltrecha economía

2. Los ahorros, el 20%

Un 20% del dinero que se gana tiene que ir dedicado al ahorro. Este dinero va a suponer un colchón que va a salvar contra posibles deudas futuras, reformas en casa o cambios en la familia. Y, además, quizá eres joven y no pienses aún en ello, pero cuando seas mayor vas a agradecer el haber ahorrado un buen dinero a partir de este método.

3. Los gastos personales, el 30%

El último porcentaje va destinado a gastos personales. Es decir, todo aquello que se pueda hacer durante el mes. Quizás se compre algo de ropa, otro mes se puede gastarlo en más actividades de ocio, en viajar o puede que se junten unos cuantos cumpleaños. Ahí es donde se tiene que gastar este 30%. Y recuerda que si sobra dinero,  hay que sumarlo al 20% de ahorro.

Vía: ricosyexitosos.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments