Estos son los hábitos alimenticios de Warren Buffett para tener la mejor estrategia de inversión

¿La mejor manera de estar en forma y vivir mucho tiempo? Buffett, el famoso inversionista, tiene la clave en su régimen alimenticio.

El “secreto para ganar dinero” probablemente sea una de las mayores búsquedas de los inversionistas para lograr el éxito. Hay quienes el mercado les sonríe, pero a otros no. ¿A qué se debe?

Y esto no tiene que ver con que tengan a la mano una “bola de cristal”, sino que practican algunos hábitos el día a día para desarrollar las más acertadas estrategias de inversión.

Este es el caso de Warren Buffett, uno de los hombres más rico del mundo que ha hecho fortuna únicamente vendiendo y comprando acciones de empresas en la bolsa, y no de la actividad empresarial, y cuya destreza de inversión es casi imposible de igualar con una cartera de empresas envidiable.

Dieta de un niño de 6 años

Se ha comprobado que la mayoría de millonarios y empresarios exitosos cuidan su salud. Por eso que cada día hacen un esfuerzo por comer bien y ejercitarse. En el caso de Buffett, una cosa peculiar es su dieta al que llama el “régimen de la vida eterna”, y que la sigue al pie de la letra para mantenerse joven y, aún más importante, para no morirse.

A sus 84 años, Buffett reveló en una entrevista a la revista Fortune  que tienen una dieta que podía tener un niño de seis años: bebe al menos cinco Coca Colas al día, y la ingestión de 2.700 calorías al día, donde el 25% de ellas provienen de tal gaseosa, y asegura que su energía y su longevidad provienen de este aporte energético.

Pero no sólo su dieta incluye un alto consumo de gaseosas, sino que tampoco se distingue por comer verduras y frutas. Según contó a Fortune, desayuna con Coca Cola, así con una buena porción de papas fritas cortadas en hileras (papas pija).

Te puede interesar: 5 cosas que los millonarios hacen constantemente

Entonces, el millonario inversionista ofrece algunos consejos para aplicar su estilo de vida alimenticio con sus negocios:

1. Quedarse con lo que se sabe: Buffett no se desvía demasiado de las cosas que tiene que hacer. Siempre va a los mismos restaurantes en Omaha, Nebraska, (sede de sus operaciones) y le gusta el mismo asador cuando viaja Nueva York. Y dependiendo de las condiciones del mercado en la Bolsa de Valores por la mañana, ingiere el mismo desayuno. Por eso que al igual que conoce muy bien los lugares donde se alimenta, Buffett estudia y conoce las empresas en las que invierte por dentro y por fuera, antes de invertir en él.

2. Ser indulgente, pero no espontáneo: Una vez que Buffet sabe lo que quiere de una comida o una inversión, lo hace.  Y así como se enfoca al 100% en lo que quiere comer, Buffett generalmente apuesta por todas sus inversiones. Y cuando toma las riendas de una inversión se asemeja al disfrutar de un plato de mariscos, hash browns, bisteks de dos libras, espinacas y pastel de coco en una sola merienda…¡lo disfruta!

3. Que sea la mejor comida: ante el gran volumen de refresco en la dieta de Buffet, se ha dado cuenta que le encanta el Cherry Coke tanto como sus propias convicciones para los negocios. “Sigue tu pasión. Siempre les digo a los estudiantes universitarios que acepten el trabajo que tomarían si fueran ricos de manera independiente. Y lo van a hacer bien”, asegura.

Si bien este es un buen consejo de por vida, parece aplicarse en la forma cómo Buffett se apega a las inversiones que considera sólidas. Por ejemplo, al invertir en American Express, Buffett controla más del 17% de la compañía, pero que a través de los años ha tenido pérdidas al bajar el precio de sus acciones de US$95 por acción a mediados de 2014 a poco más de US$50 por acción a mediados de 2016.

Sin embargo, Buffett no abandonó la inversión, que la ha tenido desde 1991. En fin; el multimillonario defiende sus inversiones porque cree honestamente en ellas, y defiende sus comidas preferidas porque realmente las disfruta.

Vía: ectvplaymag.com

Artículos Relacionados