Evite estos 7 malos hábitos financieros

Finanzas personalesImagínese teniendo rutinas que mantengan sus finanzas personales y empresariales por buen camino. Suena bien, pero no es tan fácil. Hay que cultivarlos y trabajarlos

Para conseguir tener buenos hábitos financieros, primero deberá hacerle frente a los malos hábitos financieros que tiene ahora. Veamos cuales son:

1. Ser desorganizado. La desorganización cuesta dinero. Mucho dinero. Es dinero mal gastado por no pagar a tiempo, por intereses de mora, afiliaciones a grupos en los cuales usted ya no está interesado, suscripciones a revistas que ya no lee, facturas de clientes morosos, y garantías que nunca se usan.

2. Preparar sus propios impuestos. A menos que usted sea un contador, es una buena práctica empresarial contratar a un experto para asegurar que sus impuestos se preparen correctamente.

3. Tener miedo de obtener un préstamo. Hay un montón de malas razones para obtener un préstamo, pero también hay muy buenas razones para hacerlo. Un préstamo le puede permitir comprar maquinaria y equipos para su empresa o negocio, para acelerar la producción y liberar mano de obra que se ocupen de hacer trabajos más importantes.

4. Sub-valorar sus productos o servicios. Si el servicio que usted presta o los productos que hace, son de buena calidad, piense que la gente estará dispuesta a pagar un precio decente por lo que ofrece.

5. No deje que pequeñas fugas hundan el barco. Ejemplos de esto, son los cargos por sobregiros, cargos por pagos atrasados y similares, los que pueden secar su cuenta bancaria y puede dañar su reputación financiera ante los prestamistas y potenciales inversores.

6. Hacer caso omiso a las inversiones que aumentan su productividad. Puede ser una pieza de equipo, un nuevo empleado o un nuevo sistema que tome algún tiempo y dinero poner en práctica.

7. Fallar en negociar. Usted hace una investigación por Internet  y descubre que existen buenos tratos que se pueden hacer con otros proveedores. No llame a su proveedor para cancelar, llame para negociar. Con el fin de mantenerlo como cliente, es probable que su proveedor iguale rápidamente las ofertas del competidor.

Fuente: Crisis, negocios y dinero

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion