Excusas típicas para no ahorrar

Hábitos-Ahorro

Las justificaciones para ahorrar aparecen en cualquier momento con tal de evitar controlar los gastos. Para lograrlo dependerá de establecer una meta, conocer las herramientas financieras y evitar gastos superfluos.

A todo esto hay que agregar que todo depende también de la edad, el nivel de ingresos y la educación financiera. En este sentido, damos a conocer algunos de los clásicos pretextos para evitar el ahorro tan necesario para mantener la estabilidad económica en la vida personal o del hogar.

Hay demasiadas deudas para ahorrar

Las deudas se originan porque se gasta más de lo que recibe. Se recomienda que del presupuesto mensual se debe destinar un 30% para el ahorro, pago de deudas y entretenimiento. El consejo es que cuando se reciba la mensualidad se debe primero guardar para el ahorro.

Para qué ahorrar si se puede gastar

Se debe identificar una meta real y específica, ya sea para corto, mediano o largo plazo, lo que permitirá que siempre se tenga un objetivo en la mente ya que será muy fácil gastarse el dinero en vanalidades.

No hay confianza en el banco

Muchos aseguran que no ahorran porque desconfían de los bancos. Pero los expertos recomiendan que se debe hacerlo abriendo una cuenta de ahorros tradicional, a plazo fijo o, en todo caso, ver otras opciones como el depósito a un fondo de inversión para que crezca el dinero. La idea es elegir el que más se adapte a la vida de la persona.

Se me antoja un cafecito

Hay que evitar los “gastos antojo” que son las propinas desmedidas, el cafecito por la mañana o unas copitas con los amigos que pasa sin advertirlo ante los ojos pero que afecta a la billetera. Por eso se debe dejar de gastar en cosas pequeñas para más tarde comprar grandes cosas.

Si ganara más dinero

Es cierto que para la mayoría de personas el sueldo no les alcanza. Pero también es real que mientras más dinero se tiene más se gasta. Por ello, se debe tener presente que tal gasto depende del sueldo y no a la inversa.

El dinero se va como agua

Para que el dinero no desaparezca como por arte de magia de las manos, se debe categorizar los gastos en tres clases : básicos, confort y lujo.

En este sentido, el gasto básico es la suma que se destina mensualmente para la movilidad transporte público, uno de confort es para la compra de un auto de segunda mano y el gasto de lujo es un auto que no se podrá pagar.

Mi esposa gasta como loca

Si se va echar la culpa a los demás de las malas decisiones financieras, siempre será la salida y excusa más rápida ante los problema financieros.

Hay que dejar de quejarse y si el dinero es insuficiente se debe limitar los gastos de ocio y entretenimiento, por ejemplo.

Si algunas de estas frases te sonaron familiar, ¿cómo lograste evitar los gastos y poner en orden tu situación financiera?

Vía: cnnexpansion

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion