Financiamiento

pymes dineroUna vez definido un proyecto, si es rentable en el Plan de Inversiones se debe evaluar la cantidad y proporción de Capital Propio (Financiamiento Propio) y Deuda (Financiamiento Externo) mas conveniente para la empresa.

Incrementar la deuda hará mas rentable un negocio en el sentido de que aumentarán los ingresos producto de la mayor Inversión (Capital Propio Deuda).

Sin embargo, aumentará el riesgo del negocio al aumentar la posibilidad de quiebra e iliquidez debido al incremento de los costos fijos (Pago de interés y principal del financiamiento).

Será decisión del empresario elegir la cantidad de deuda que produzca una combinación de rendimiento y riesgo deseada para el proyecto.

La elección entre las diversas fuentes de financiamiento es una de las decisiones financieras más importantes dentro de una empresa, ¿Qué porcentaje de deuda y capital propio es el óptimo o el más adecuado para el negocio?

La Estructura Financiera

La estructura financiera es la forma en que se financian los activos de una empresa. Es fundamental que cuando la empresa se constituye realice una adecuada evaluación de la magnitud del capital inicial necesario para el giro operativo.

A medida que la empresa funcione, dicho capital se verá incrementado, o no, como consecuencia de los resultados surgidos de las operaciones de la empresa.

Cuando crezca en proporción y las necesidades se vean incrementadas, será necesario que la empresa haga ajustes al “primitivo” capital inicial. La empresa necesita una cierta cantidad de recursos económicos para desenvolverse, es decir capital físico, monetario, básico, para la estructura operativa inicial de la empresa, que irá sufriendo modificaciones a medida que varían las necesidades.

Ese capital inicial va a ser el necesario para la puesta en marcha de la empresa y las operaciones que se realicen en ese momento. La representación contable de ese capital va a estar dada por la diferencia entre activos (bienes y derechos que posee la empresa), y pasivos (compromisos de la empresa).

Financiación Propia y Ajena

La empresa puede trabajar con un capital aportado por dueños (capital propio), o bien por aportes realizados por terceros a la empresa, en calidad de préstamo (capital ajeno). La empresa debe de enfrentarse a la opción de cuándo usar uno y cuándo otro. O bien en qué medida lograr una adecuada combinación de ambas opciones.

Otro caso podría estar dado porque la empresa no desea aportar capital propio, o bien porque la empresa necesite realmente pedir “ayuda”, préstamo, y financiarse con capital aportado por terceros. Ello puede ser así porque no se alcancen los propios fondos para cubrir sus requerimientos internos, o cuando la empresa solicite comprar equipos (activo fijo), o bien ampliar el capital de
trabajo. El monto de las sumas requeridas para esas necesidades obliga muchas veces al empresariado a recurrir a capital de terceros.

Financiamiento a través de terceros

El acceso al crédito de las pequeñas y microempresas en el Perú ha sido restringido debido, principalmente, a las siguientes razones:

  • Las PYMES son consideradas como de muy alto riesgo.
  • Insuficiente documentación contable – financiera.
  • No poseen el nivel y tipo de garantías exigidas.
  • Las instituciones financieras no han desarrollado una tecnología adecuada para su atención.

Lo primero que se tiene que hacer antes de que se solicite un préstamo es estar seguro de algunos aspectos como:

¿En qué se va a utilizar?

Esta parte es muy importante porque se va a identificar en qué se va a utilizar, es decir, si es para financiar:

Activos Fijos: Bienes que son utilizados en el negocio para desarrollar el normal funcionamiento del mismo que son de un uso para un largo tiempo como edificios, máquinas, vehículos, muebles, etc.

Capital de Trabajo: el dinero también se puede utilizar para financiar capital de trabajo que viene a ser el dinero que se empleará para las operaciones comunes de la empresa para que pueda operar correctamente en el corto plazo como los gastos en sueldos, gastos administrativos como agua, luz, teléfono, en general, servicios para mantener el buen funcionamiento de la empresa.

¿Cuánto dinero se va a necesitar?

Se tiene que saber cuanto dinero se necesita, este monto debe ser lo necesario, es decir, no te debe sobrar ni faltar dinero.

Estableciendo cuánto dinero se necesita

La manera más fácil de utilizar este modelo financiero es el insertar los costos. Se necesita agregar una cantidad contingente para poder tratar los imprevistos, como retrasos, etc. Se tiene que saber las cantidades de recursos que se solicita, si son viables y que pueden generar un buen retorno de ganancia. Para establecer los costos, solicita cotizaciones de los gastos principales. Esto no solo te informa sino que también comprueba que estas basando los números en realidades (hechos materiales).

El dinero en efectivo es la sangre que le permite a un negocio sobrevivir. Establece el consumo de efectivo claramente. Esto debe excluir gastos en activos fijos o de infraestructura. EL ritmo al que el negocio consume dinero será la base para determinar los requerimientos adicionales en caso de tener atrasos.

¿Cómo se va a pagar?

Se tiene que tener un plan de pago, establecer cómo es que se va a cumplir con el préstamo, con qué recursos se va a generar el dinero necesario para cubrir la deuda. Se debe revisar una lista de instituciones que permitan financiar, se puede buscar préstamos a través de ONGs, Edpymes, Cajas y Bancos.

Una vez que se ha revisado y se cumple con los requisitos para poder acceder a los préstamos que se ofrecen en el mercado, se debe acudir a la institución correspondiente para solicitar una cotización del préstamo. Es decir, se debe solicitar información para conocer cuánto cuesta pedir prestado el monto que se necesita, bajo las condiciones establecidas por esa institución. Esta etapa es una de las más importantes porque te permite comparar entre las diferentes alternativas que se tenga y así se podrá elegir lo más conveniente. Se debe tener en cuenta que el negocio de esas instituciones es otorgar préstamos, por lo que, como cualquier otro negocio, esperarán obtener un beneficio económico por hacerlo. Por ello, no sólo  se debe devolverle el dinero prestado, sino también un monto extra por haber “utilizado” el dinero durante ese periodo. Ese precio a pagar por el “uso” del dinero se conoce como interés.
Seguidamente se tendrá que optar por la alternativa que más convenga y que más se adecue a las necesidades.

Tipos de Financiamiento según etapas del negocio

De acuerdo al grado de desarrollo que haya alcanzado la empresa, si es una microempresa, pequeña o medianas empresa se debe empezar a buscar servicios financieros que se inserten adecuadamente en sus procesos de transformación, es decir, que la institución más adecuada para financiarse variará según el tamaño de la empresa.

Las instituciones financieras otorgan soluciones de acuerdo a la etapa del negocio y al tamaño del cliente.

Las PYMES deben buscar servicios financieros que se inserten adecuadamente en los procesos de transformación y crecimiento empresarial. En la búsqueda de opciones de financiamiento “a la medida” permitirá alcanzar mejores condiciones de financiamiento de acuerdo a la etapa del negocio y la capacidad de pago.

Cronograma de Pagos

Un punto vital a resaltar es que, si bien la tasa de interés es un buen indicador para evaluar cuál crédito es más costoso, no solo se debe guiar únicamente por ella. El indicador por excelencia para evaluar un financiamiento es el cronograma de pagos. El cronograma de pagos es un reporte que se muestra detalladamente: el saldo de la deuda, la amortización de la misma, los intereses a pagar, y cualquier adicional que la institución esté cobrando en la cuota que se compromete a pagarse periódicamente.

Fuente: Miempresapropia – Portal para micro y pequeños empresarios

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion