Flujo de caja

Defina claramente el problema y establezca los niveles de prioridades para sus compromisos. Lleve al día y gerencie el flujo de caja.

Las empresas que llevan al día su flujo de caja pueden identificar con mayor claridad y precisión las magnitudes de sus compromisos, con lo cual están en mejores condiciones para enfrentarlos y en casos de ser necesario iniciar estrategias de negociación con sus principales clientes, proveedores y acreedores. Un seguimiento sistemático de dicho estado financiero permite anticipar problemas, es decir, trabajar más en acciones preventivas que curativas las cuales requieren de menos dinero en efectivo, pero de más gerencia.

Herramienta

Los estados financieros constituyen la principal herramienta para abordar cualquier elemento vinculado al tema de finanzas en una organización. Asimismo, cuando el problema esta orientado a las entradas y salidas de dinero en efectivo entonces es el flujo de caja el instrumento más adecuado para comenzar la indagación del problema en cuestión desde una óptica integral y gerencial.

Aplicación

En el flujo de caja es posible identificar claramente las relaciones de la organización con: los mercados financieros (monto de créditos recibidos y plazos de pagos), de proveedores (monto de créditos recibidos y plazos de pagos) y clientes (monto de créditos otorgados y plazos de pagos). Sino tiene esta información debe proceder a conseguirla inmediatamente y posteriormente debe analizarla con su equipo gerencial.

El planteamiento anterior debe ser analizado por segmentos de mercado, tipos de clientes y proveedores. Identificando y jerarquizando la contribución relativa de cada uno en base al nivel de ventas, compras, mercado financiero y otras variables consideradas estratégicas por su organización.

Recuerde que no todas las ventas se convierten de manera inmediata en entradas de dinero efectivo y, al mismo tiempo, no todos los gastos se traducen en salidas de dinero en efectivo. Si hay problemas de flujo de caja es necesario revisar nuestras políticas de ventas, de compras, de pagos y de cobranzas. Así como también, las de nuestros principales competidores a diferentes niveles, es decir, por segmentos de mercado, por tipos de clientes, por ubicación geográfica u otros criterios que puedan aplicar. Analizar el comportamiento del capital de trabajo y sus implicaciones sobre el balance general es el paso previo antes de proponer acciones al equipo gerencial. Siempre debe existir un equilibrio razonable entre el activo circulante y el pasivo circulante de lo contrario tendrá que enfrentar con frecuencia problemas de dinero en efectivo. Sabe usted ¿cuál es el equilibrio razonable en su organización? ¿Qué factores lo determinan y condicionan?

Fuente: Degerencia.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion