Hábitos financieros que debemos adquirir con nuestro primer empleo

primer-empleo

El primer empleo es el puntapié inicial para una vida exitosa. Nadie nos obligó a conseguirlo, nadie nos metió a la fuerza, todo lo conseguimos por nuestro propio esfuerzo. Esfuerzo que, a veces, es malinterpretado financieramente. Los primeros salarios que recibimos desaparecen como un globo en el aire. Creemos que está bien gastarse todo, pues nuestro esfuerzo nos ha costado. Goce de su empleo, pero comience a adquirir ciertas responsabilidades. Nadie te obligará, tú serás tu propio jefe financieramente hablando.

CUIDADO CON EL CRÉDITO DE CONSUMO

Te acaban de depositar el primer salario. Y lo primero que haces es adquirir una tarjeta de crédito. ¡No lo hagas! Acostúmbrate a tener tarjetas de débito en lugar de una de crédito, por lo menos, hasta que logres posicionarte completamente en tu empleo. Podrías terminar asumiendo deudas que al final no podrás pagar. Eso sí sería comenzar con el pie izquierdo tu carrera laboral.

APRENDE A AHORRAR E INVERTIR DESDE AHORA

¿Cuándo es el mejor momento para ahorrar? Hay quienes dicen: “El próximo año comenzaré a ahorrar”. El problema es que ese próximo año nunca llega. El mejor momento para ahorrar es cuando recibes tu primer sueldo. Comienza por lo básico, ¿qué te parece, un 10%? No es demasiado, ¿cierto? Es difícil que en esos momentos pienses en crear tu propio negocio o comprarte tu casa, pero luego de unos años ahorrando ese porcentaje, ya habrás dado un paso importante para hacer esas inversiones.

LOS IMPREVISTOS Y ACCIDENTES SÍ SUCEDEN

Tienes la vitalidad de un joven, te crees indestructible y nunca te ataca ninguna enfermedad. Cuidado. Ten más cuidado si tu empresa no te tiene en planilla, pues no tendrás un seguro de salud que te ampare. En ese caso, tú mismo debes destinar un porcentaje de tu salario para adquirir un seguro de salud (y hasta uno de vida, si es posible). Los accidentes y las enfermedades no discriminan.

APRENDIZAJE CONTINUO

Si has conseguido tu empleo, gracias a los estudios universitarios o técnicos que has cursado, déjame decirte que apenas dominas un 0,0001% de lo que comprende todo el rubro al que te vas a dedicar. Con tu primer trabajo, te darás cuenta de ello. Así que aprende de lo que hacen tus compañeros más experimentados, inscríbete en cursos o en posgrados que complementen tu formación. Continúa aprendiendo.

¿Tú, qué hiciste con tu primer salario?

Vía: “Finanzas personales” por Eric Tyson

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.