Hipoteca fija, variable o mixta, ¿cuál te conviene más?

Tener una hipoteca en la actualidad es interesante por los bajos tipos de interés. Pero ¿cuál de ellas es mejor? Hoy intentamos explicártelo.

tipos-de-hipotecas

En muchos países el número de hipotecas que se firman va en aumento, y esto se produce porque hay gangas en el mercado y quién quiere invertir, o hacerse con una primera vivienda, no tiene dudas de que sea un buen momento. Pero, ¿qué sucede con las actuales hipotecas? ¿cuál es mejor contratar?

En el actual mercado bancario se pueden encontrar hipotecas fijas, hipotecas mixtas e hipotecas variables. Está claro que cada una de ellas es diferente, y sus precios también lo son.

Así que saber con exactitud cuál conviene contratar no es algo simple, porque se habla de préstamos a largo plazo. Así que te ofrecemos las claves que pueden ayudar a saber cuál es la mejor hipoteca en este caso.

1. Hipotecas a plazo fijo

Se trata de préstamos hipotecarios que tienen unas condiciones fijas que se conocen desde el primer momento. Contratando este producto el consumidor sabrá en todo momento cuál es la cuota que pagará a lo largo de la vida de la hipoteca. Esto significa que suceda lo que suceda en el mercado, siempre se pagará lo mismo. Es la opción más conservadora, aunque también la más recomendable.

2. Hipotecas variables

Este tipo de hipoteca es todo lo contrario a la hipoteca fija. En este caso, el que la contrata solo conoce el capital que va a amortizar y un interés que varía dependiendo de cómo se comporte la moneda en el mercado. Esto quiere decir que si el dólarse mantiene igual que en el momento de la contratación de la hipoteca, lo que se va a pagar mensualmente, será lo mismo. Si el dólar baja, la cuota también lo hará.

Te puede interesar: Lo que debes saber antes de pedir una hipoteca

3. Hipotecas mixtas

Actualmente son varios los bancos que las tienen en cartera y que pretenden convertirse en la solución ideal en un panorama en el que la moneda está baja, pero el cliente puede aprovechar cambios futuros en el mercado. Su funcionamiento no es complejo. Éstas plantean una cuota fija que no variará según el índice durante una primera etapa. A partir de ahí, el préstamo hipotecario se comportará como una hipoteca variable y fluctuará según el mercado.

¿Qué hipoteca debes contratar?

Probablemente aún se tenga duda sobre cuál de ellas conviene más. En realidad, es una cuestión compleja porque nadie sabe cómo estará el dólar de aquí a diez o veinte años. O incluso más, como generalmente se prolongan estos préstamos.

Entonces, si no se desea preocuparse de lo que suceda en el futuro, lo mejor es contratar una hipoteca fija. En realidad, se pagará más de lo que se pagará con una variable. Si el índice de referencia sube, significa que la hipoteca subirá.

Hay que recordar que actualmente la referencia de las hipotecas está en mínimos históricos y es una referencia negativa. Es bastante complejo que esa situación se vaya a prolongar durante la vida útil de la hipoteca. Lo lógico es pensar que va a subir.

Por lo tanto, se recomienda a los consumidores que no quieran asumir riesgos, ni acabar pagando de más, que contraten una hipoteca de tipo fijo. En caso que se quiera apurar al máximo la posibilidad de ganarle la partida a los tipos de interés, la hipoteca mixta parece ser la mejor opción, aunque la primera opción es más segura.

Vía: afindemes.republica.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL