Consideraciones antes de tomar un crédito

La mayoría de las entidades de préstamos no bancarios manejan tasas elevadas, pues los clientes tienen un mayor nivel de riesgo de impago, por ello, Diana Ferrer, directora de evaluación de productos de crédito y captación de Condusef, recomienda que aún si se trata de una urgencia, revises cuidadosamente las cláusulas para evaluar si podrás pagar.

“Ningún crédito es mejor o peor que otro, sólo existen clientes informados y clientes impulsivos, si conoces la tasa de interés, los plazos y el monto total que pagarás por el préstamo, no hay por qué verte en problemas, pues de entrada sabes las condiciones que deberás cumplir por ese dinero, sin embargo si te dejas llevar por la prisa sin conocer a bien el crédito, muy probablemente te llevarás un disgusto”, agrega.

Abarata créditos con previsión

Si bien nunca puedes preveer una emergencia, sí es posible anticipar la necesidad de un préstamo. Las líneas preaprobadas de crédito son una opción para cuando no puedes tener un ahorro considerable para imprevistos, el contar con una, generalmente es más barato que afrontar un crédito de urgencia que cobrará un interés elevado, dice Ricardo García, director de crédito al consumo de Scotiabank.

La otra opción es mantener la guardia alta y contar con un seguro, y aunque todavía no hay una cobertura universal que pueda amparar todos los imprevistos, el tener asegurado tu auto, casa, salud y retiro, sin duda te pueden librar de muchos malos tragos.

Puntos clave de alerta para los créditos fáciles

Revisa las condiciones. Asegúrate de que te quede claro el monto total a pagar y los plazos para el pago de tu préstamo.

Una vez que resuelvas tu urgencia, realiza un presupuesto donde ajustes tu gasto y contemples el pago.

No dejes de pagar créditos prioritarios. Si de plano no puedes afrontar el pago mensual de tu ‘préstamo fácil’ no dejes de pagar -por ejemplo- la mensualidad de tu hipoteca o el crédito para la escuela de tus hijos, al final tendrás que hacer un gran sacrificio para cumplir con los intereses adicionales.

Piensa dos veces. Aún cuando sea mucho tu urgencia no contrates préstamos que estén totalmente fuera de tu capacidad de pago, busca otras opciones como la venta de un bien de alto valor o incluso el empeño antes que tomar un crédito con la conciencia de que no puedes cubrirlo.

Vía: CNN Expansión

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion